Hablemos de salud mental

Hablemos de Salud Mental

Durante el 2020 vamos a investigar y conversar sobre salud mental de manera permanente. Queremos hacer de esta cobertura un espacio para promover la participación de nuestros lectores.

Prueba
Se ha investigado sobre el cerebro y nuestras emociones durante décadas; sin embargo, todavía hay mucho por descubrir. Ponemos los reflectores en la información más útil y fiable para explorar juntos el tema. Ilustración: Rocío Urtecho (Jugo Gástrico)

De todas las tendencias que nos impone esta época, una de las más demandantes es tener que sentirnos y mostrarnos felices todo el tiempo. La publicidad, los libros de autoayuda, las fotos de Instagram, los estados de Facebook, las ‘Happy Hour’ de los bares, hasta las hamburguesas con papas fritas vienen en una “cajita feliz”. Se nos repite con un entusiasmo agotador que, ante todo, y pese a todo, debemos estar bien. Pero esta dictadura de la felicidad produce el efecto contrario: nos obliga a ocultar el resto de nuestras emociones, tan válidas y reales como la alegría. “No estoy bien” es una frase que actualmente muy pocos decimos en voz alta porque nadie quiere escucharla.

La epidemia del “pensamiento positivo” en todo el mundo agrega una carga pesada a las personas con trastornos mentales: si no están bien es porque no se lo proponen ni saben apreciar el lado bueno de la vida. Sin embargo, alguien con una depresión severa, un ataque de pánico, una crisis de ansiedad u otra condición psiquiátrica no sanará solo porque mantiene buen ánimo. La felicidad no es un tratamiento para una enfermedad. Creerlo es negar que estamos frente a problemas de salud reales con un diagnóstico y un tratamiento como cualquier otra herida visible en nuestro cuerpo. Y no es un padecimiento de pocos: una de cada cuatro personas sufrirá algún tipo de trastorno mental a lo largo de su vida. Quizás una amiga, un novio, un padre, una hermana o un compañero de trabajo.

Por eso, empezamos la serie #HablemosDeSaludMental como una invitación a un diálogo abierto con nuestros lectores sobre un asunto que nos atraviesa a todos y que necesitamos comprender y discutir hasta perder el miedo. Nos interesa crear un espacio donde nos expresemos con franqueza y, en el mejor de los casos, nos demos cuenta de que no estamos solos con nuestro agobio.

En Salud con lupa entendemos la salud mental no solo desde los trastornos que aquejan a algunos sino desde un estado de bienestar que nos permite a todos enfrentar el estrés normal de la vida en un mundo como el nuestro. #HablemosDeSaludMental ofrecerá la mejor evidencia disponible para conversar sin reducir estos problemas a explicaciones biológicas, pensamientos mágicos o prácticas pseudocientíficas.

#HablemosDeSaludMental es también una gran oportunidad para conversar con las autoridades y el sector privado sobre las carencias y respuestas pendientes alrededor de sus servicios de salud para atender problemas mentales. Aún hoy las aseguradoras no cubren estos padecimientos y algunas los llaman “problemas de atención social” y no médicos. Que es lo que son.

Por eso tenemos que hablar. #HablemosDeSaludMental


Una conversación necesita dos partes. Ayúdanos a encontrar los temas que realmente importan. Si te interesa compartir información con nosotros, escríbenos a [email protected]

Autores:

Suscríbete

Nuestros lectores son el corazón de este espacio. Únete para recibir los contenidos y conocer las distintas formas de cómo puedes integrarte a la comunidad de Salud con lupa.