Chirik Sacha

Sobremesa06 Agosto, 2021

La mujer que recolecta uña de gato para que vuelvas a confiar en su valor medicinal

La uña de gato fue una de las primeras plantas que los peruanos empezamos a usar de forma medicinal. Con los años, el prestigio de su eficacia se extendió tanto que algunos llegaron a promocionarla como cura para distintos tipos de enfermedades. Se decía que aliviaba la gripe, que combatía los virus, que calmaba las hemorragias e incluso que curaba el cáncer y el sida. Diversos laboratorios y marcas se aprovecharon de su popularidad para venderla en píldoras, extractos, polvos e infusiones. “Evidentemente, esto afectó su reputación, primando el interés comercial antes que la eficacia comprobada”, sostiene el ingeniero agrónomo Jesús Silva.