Comprueba

Glosario de una pandemia

Desde su aparición, el coronavirus ha monopolizado nuestras conversaciones. Palabras como casos asintomáticos, aplanar la curva o crecimiento exponencial son cada vez más comunes en discursos oficiales y en los medios. Y seguiremos escuchándolas en los siguientes meses, mientras la pandemia progrese. ¿Qué significan? Explicamos algunas de las más importantes.

Glosario COVID-portada.png
Ilustración: Kipu Visual

El 25 de febrero, Brasil confirmó la primera infección causada por el nuevo coronavirus en América Latina. Desde entonces, los casos se han expandido por toda la región. En cuestión de meses, la vida que conocíamos dejó de ser la misma.

Pero el virus no sólo cambió la forma en que nos relacionamos, trabajamos e interactuamos entre nosotros. También cambió nuestro vocabulario. Palabras como casos asintomáticos, aplanar la curva o crecimiento exponencial son cada vez más comunes en discursos oficiales y en los medios. Y seguiremos escuchándolas en los siguientes meses, mientras la pandemia progrese. ¿Qué significan? Acá explicamos algunas de las más importantes.

COVID-19

Así se llama la enfermedad provocada por el nuevo coronavirus, SARS-CoV-2. No es el nombre del virus en sí mismo. Puedes contagiarte de SARS-CoV-2 y, si te enfermas, desarrollar COVID-19.

COVID.png

CORONAVIRUS

La familia de virus a la que pertenece SARS-CoV-2. Bajo el microscopio, se ve como si estuvieran rodeados por una corona de espinas.Otras enfermedades, como el SARS de 2003 que también surgió en China o el MERS de 2012 que afectó a Medio Oriente, son causadas por miembros de esta familia.

Modos de transmisión

Son las distintas formas en que el virus puede pasar de una persona a otra. Inicialmente, se descubrió que SARS-CoV-2 puede transmitirse por minúsculas gotas que liberamos al toser o estornudar. El contagio también ocurre cuando tocas una superficie con el virus y después te llevas las manos contaminadas a los ojos, nariz o boca –– las principales vías de entrada a tu cuerpo. Sin embargo, la comunidad científica todavía no tiene muy claro si estas son las únicas maneras de transmitir el virus. Un informe reciente de la Academia Nacional de Ciencias de Estados Unidos sugiere que el SARS-CoV-2 también podría contagiarse al respirar o hablar. Este tipo de evidencia aún es preliminar y hace falta estudiar el asunto más a fondo. Pero algunos países, como Chile y Perú, han tomado como medida precautoria el uso de mascarillas en lugares públicos.

Crecimiento exponencial

CRECIMIENTO-EXPONENCIAL.png

Contar cuántas personas se enferman no es suficiente para monitorear una epidemia. También es crucial saber qué tan rápido aumentan esos casos. Para SARS-CoV-2, se estima que alguien infectado puede transmitir el virus a una o dos personas más si no se hace nada para controlar ese contagio. Esto significa que el número de nuevos casos se va duplicando en unos pocos días. Esto se conoce como crecimiento exponencial.

Pensar en crecimiento exponencial es extraño porque usualmente nuestro cerebro concibe el aumento de números como algo lineal. Es decir:2, 4, 6, 8, 10, 12, 14, 16, 18, 20, 22, 24, etcétera.

En realidad, el aumento exponencial se ve como algo así:2, 4, 8, 16, 32, 64, 128, 256, 512, 1024, 2048, 4096, etcétera.

Casos confirmados

CONFIRMADOS.png

El número de casos de COVID-19 que han sido confirmados por alguna prueba de laboratorio. Ningún país es capaz de detectarlos a todos, así que siempre representa un subregistro del número real.

Casos sospechosos

SOSPECHOSOS.png

La definición de estos casos cambia entre países y conforme se propaga el virus. En etapas tempranas de la epidemia, se refiere a las personas con síntomas de COVID-19 (como tos seca, fiebre, dificultad para respirar) que ha estado en contacto con un caso confirmado o que ha viajado a un lugar donde el contagio ya es muy extenso. En etapas más avanzadas, cualquier persona con síntomas de COVID-19 es considerada como un caso sospechoso.

Casos negativos

NEGATIVOS.png

Son las personas cuyos resultados de laboratorio dieron negativo para el SARS-CoV-2. Esto no quiere decir que no pueden infectarse unos minutos, días o semanas después de tomar la prueba.

Asintomático

Una persona asintomática está infectada con el nuevo coronavirus, pero no tiene ninguno de los síntomas de COVID-19. Hasta ahora, la Organización Mundial de la Salud (OMS) no ha detectado ningún caso de transmisión asintomática, aunque no descarta que pueda ocurrir. Pero algunos estudios han presentado evidencia de que la transmisión asintomática no solo es posible, sino que ya ha ocurrido. Algunos usan este concepto para referirse también a las personas que tienen síntomas muy leves.

Aislamiento

AISLAMIENTO.png

Es lo que cualquier persona con un diagnóstico confirmatorio de COVID-19 debe hacer para evitar propagar más al virus. Consiste en mantenerse aislado para no contagiar a otros. Esto significa no salir de casa o de una habitación, en caso de convivir con familiares que no hayan sido expuestos al virus.

Cuarentena

La gente que no tiene síntomas pero que probablemente ha estado en contacto con el virus debe hacer cuarentena. Las cuarentenas pueden ser impuestas por el gobierno. Pero uno también puede decidir aislarse si sospecha que ha sido expuesto al SARS-CoV-2.

Distanciamiento social

DISTANCIAMIENTO-SOCIAL.png

La mejor prevención que tenemos por el momento para evitar la propagación del SARS-CoV-2 es social. Si no podemos vacunarnos contra el virus, al menos podemos cambiar nuestras rutinas para no contagiarnos y no contagiar a otros. Estos esfuerzos nos corresponden a todos. Por ejemplo, trabajar desde casa, no usar transporte público, alejarse de otras personas en el espacio público (al menos dos metros de distancia) o no ir a reuniones con mucha gente.

Aplanar la curva

Los epidemiólogos le llaman “aplanar la curva” a la idea de ralentizar la propagación de un virus para que menos personas necesiten buscar tratamiento al mismo tiempo. El propósito es que esa curva de nuevas infecciones sea lo menos pronunciada posible. Para hacerlo, se toman medidas como disminuir el contacto entre personas.

Contención

Contener el virus significa cerrarle el paso para que no se propague tanto. Usualmente esto se hace al principio de la epidemia y consiste en identificar y aislar los casos confirmados, así como rastrear y poner en cuarentena a todas las personas con las que pueden haber interactuado. Para que una contención sea exitosa, deben hacerse muchas pruebas al día. Pero esto es complicado porque una gran proporción de casos pueden ser asintomáticos o presentar síntomas casi imperceptibles. Algunos países, como México, han decidido no enfocarse tanto en contener la epidemia sino en mitigarla.

Mitigación

MITIGACION.png

El objetivo de la mitigación es hacer lo posible para que no colapse el sistema de salud de un país. Su principio básico es limitar las interacciones entre personas. Para ello se implementan medidas como el distanciamiento social, suspensión de clases o cancelación de eventos masivos. En general, algunos científicos piensan que una estrategia exitosa para controlar al SARS-CoV-2 involucra decisiones tanto de contención como de mitigación.

Colapso del sistema de salud

Cuando el número de pacientes enfermos de COVID-19 supera la capacidad de los hospitales y centros de salud para tratarlos, se habla de un colapso. Este es el mayor temor de todos los gobiernos, y es lo que ha ocurrido en países como Italia. Si el sistema de salud está rebasado, no habrá atención para muchos casos de COVID-19 que la necesiten. Y muchas personas con otras enfermedades serán ignoradas. En este escenario, será necesario tomar decisiones difíciles sobre a quién se atiende y a quién se deja a su suerte.

En América Latina, los sistemas de salud son de por sí frágiles. Y el consenso general es que, como los del resto del mundo, no están preparados para enfrentar un brote descontrolado de COVID-19. Por eso es importante evitar que colapsen durante la epidemia.

Letalidad

Muestra qué proporción de los casos de COVID-19 son fatales. Resulta de dividir el número de personas que han fallecido por COVID-19 entre el número de personas enfermas. La comunidad científica aún no sabe con certeza qué tan letal es esta enfermedad porque no conocen el número exacto de personas que se han infectado. Pero en general hay consenso de que es más peligrosa que la influenza estacional, particularmente para los adultos mayores y las personas con enfermedades respiratorias, diabetes o hipertensión.

TASAS.png

Mortalidad

El número de muertes ocasionadas por COVID-19 en una población. La mortalidad puede disminuir si la gente infectada tiene acceso a servicios de salud.

Ventilador

VENTILADOR.png

Máquina que ingresa aire a los pulmones cuando los pacientes ya no pueden respirar bien y no tienen suficiente oxígeno para que su cuerpo siga funcionando.

Inmunidad

INMUNIDAD.png

Cuando alguien enferma de COVID-19 y se recupera, como ocurre en la mayoría de los casos, es poco probable que se infecte de nuevo. Se vuelve inmune al virus. Pero SARS-CoV-2 es nuevo para la ciencia. Y todavía no conocemos muchas cosas sobre cómo actúa en el cuerpo. Una pregunta aún abierta, por ejemplo, es cuánto dura esa inmunidad. Podrían ser años o meses. Además, existen reportes de personas que, una vez sanas, han enfermado de nuevo. Aunque también es posible que no se hayan recuperado por completo.

Prueba molecular (o de PCR)

Por ahora, la prueba más precisa que existe para saber si alguien está infectado por el SARS-CoV-2. Detecta regiones genéticas específicas del virus.

Prueba rápida (o serológica)

En lugar de buscar al virus de manera directa, estas pruebas buscan anticuerpos que nuestro sistema inmune genera cuando entra en contacto con él. Las pruebas rápidas sólo indican si alguien ha sido expuesto a SARS-CoV-2, haya o no desarrollado síntomas de COVID-19. Para confirmar que ya no hay riesgo de contagiar, habría que hacerse una prueba molecular.

Solidarity

solidarity.png

Un esfuerzo internacional para tratar de encontrar un tratamiento efectivo contra el COVID-19. Hasta ahora, se han unidolos gobiernos y científicos de más de 70 países, incluyendo a Argentina, Bolivia, Brasil, Colombia y Perú. El estudio usará distintos medicamentos ya disponibles para tratar ébola, esclerosis múltiple, malaria o VIH y verá qué tanto sirven para aliviar a pacientes con COVID-19.


*Ilustraciones de Kipu Visual

Autores:

Emiliano Rodríguez Mega.jpg

Emiliano Rodríguez Mega

Leer más

Comprueba04 Junio, 2020

Hidroxicloroquina: ¿tratamiento o falsa esperanza?

En menos de diez días, la OMS ha detenido y retomado los estudios clínicos con esta medicina. Aunque ha sido una de las primeras opciones para tratar COVID-19, hasta el momento no tenemos respuestas claras sobre su eficacia ni los riesgos que implica utilizarla.

Comprueba27 Mayo, 2020

No, los suplementos vitamínicos no van a protegerte contra la COVID-19

La idea de que los suplementos alimenticios “fortalecen” nuestro sistema inmune no es nueva, pero ha encontrado mayor eco durante la pandemia del coronavirus. Por desgracia, no existe evidencia suficiente que la apoye.

COMPRUEBA26 Mayo, 2020

El bot para luchar contra la desinformación por WhatsApp

A partir de hoy está disponible la versión en español del chatbot en WhatsApp creado por la Red Internacional de Verificación del Instituto Poynter para combatir la desinformación. Esta herramienta tiene más de 850 notas que desmontan mentiras sobre la COVID-19.

Suscríbete

Nuestros lectores son el corazón de este espacio. Únete para recibir los contenidos y conocer las distintas formas de cómo puedes integrarte a la comunidad de Salud con lupa.