Pautas para examinar si un estudio médico es de interés periodístico

La periodista Sherry Ricchiardi ofrece consejos y preguntas para determinar si un estudio médico es de interés periodístico. Este artículo es una guía indispensable para evitar caer en reportes con sesgos ocultos o interpretar estadísticas médicas de manera incorrecta.
Imagen: Pixabay

Cubrir temas médicos es como andar de puntillas por un campo minado. Los informes médicos suelen estar repletos de información contradictoria o engañosa.

Tomemos, por ejemplo, un artículo de The Guardian que se publicó a principios de junio: "Los amantes del café que beben hasta 25 tazas al día pueden estar seguros de que la bebida no es mala para su corazón, dicen los científicos". Sin embargo, la historia también señala que: "Algunos estudios anteriores han sugerido que el café endurece las arterias, ejerce presión sobre el corazón y aumenta la probabilidad de un ataque cardíaco".

¿En qué versión, pues, debe creer el lector?

Los informes médicos pueden incidir en la vida de las personas para bien o para mal, provocar cambios en el estilo de vida, ofrecer esperanzas sobre nuevos remedios y más. Los medios asumen una gran responsabilidad al cubrir estos temas y deben hacerlo bien.

En mayo pasado, un panel en la conferencia anual de la Asociación de Periodistas en Salud de Estados Unidos (AHCJ, por sus siglas en inglés) brindó pautas para ayudar a los periodistas a dominar las complejidades de los estudios médicos y decidir cuáles son de interés periodístico.

Los panelistas advirtieron que los estudios a menudo contienen información errónea o han sido manipulados para que los resultados parezcan más significativos. "La mitad de los estudios son incorrectos o han sido pirateados", dijo Regina Nuzzo, escritora científica y profesora de la Universidad de Gallaudet.

El denominado “dragado de datos” (data dredging) es la práctica de manipular los datos para mostrar un significado estadístico deseado; generalmente uno que beneficia o valida a los patrocinadores del estudio. "Todos los periodistas deben contrastar las declaraciones con datos, particularmente aquellas declaraciones inusuales", dijo Nuzzo. "Deben ser escépticos", apuntó.

Tara Haelle, líder de estudios médicos de AHCJ, moderó el panel. Parte de su trabajo consiste en explicar a los reporteros cómo leer, comprender e informar sobre la investigación médica. Y expuso una lista de preguntas básicas que todos deben hacerse cuando cubren una nueva investigación:

  • ¿Cómo encaja este estudio en el panorama general?
  • ¿Cómo se compara con otros estudios sobre el mismo tema?
  • ¿Es de verdad una novedad?
  • ¿Quién lo financió?
  • ¿Qué suma a investigaciones anteriores?
  • ¿El estudio tiene relevancia clínica?
  • ¿De qué manera el estudio modificaría la práctica médica o el comportamiento del lector?
  • ¿Los hallazgos del estudio son importantes para los lectores en este momento y, de ser así, de qué manera?

IJNet habló con Haelle para obtener más información sobre las mejores prácticas a la hora de informar sobre estudios y hallazgos médicos. ¿Cuál es su mejor consejo para evitar la desinformación en las coberturas médicas?

Los reporteros siempre deben preguntar a expertos externos cuáles son las principales debilidades del estudio y qué pueden haber omitido los autores. Las preguntas pueden ser:

  • ¿Confirma lo que ya se sabe?
  • ¿Aclara un aspecto no comprendido previamente?
  • ¿Contradice hallazgos pasados? ¿En qué medida?
  • ¿Contradice a algunos pero apoya a otros?
  • ¿Replica resultados establecidos o resultados relativamente nuevos?
  • Básicamente, ¿cómo se veía esta área de investigación antes de que saliera el estudio y, si es así, de qué manera este estudio la cambia o refuerza?
  • ¿Cómo determinar si la investigación médica es de interés periodístico?

La pregunta más importante a considerar al cubrir la investigación médica es cómo afectará la vida de los lectores en ese momento. Eso incluye posibilidades positivas y negativas, y conlleva una gran responsabilidad para el periodista.

Los lectores querrán saber qué hacer con la información, y los periodistas deben considerar el interés que despertará.

Los lectores podrían, por ejemplo, limitar la ingesta de un alimento en particular, considerar comenzar o suspender un suplemento dietario, preguntarle a su médico acerca de un nuevo medicamento o evitar un determinado contaminante o producto. La gente lee las noticias sobre salud porque quiere estar más saludable. La relevancia de esta información debe importarle al periodista.

¿Tiene algún consejo para evaluar la metodología de un informe médico?

No se espera que los periodistas sean expertos en el tema, pero sí se espera que sean expertos en encontrar a las personas más inteligentes, críticas, escépticas e informadas en ese campo, y que les pregunten sobre la metodología.

Recursos adicionales (en inglés)

  • Just for journalists: este recurso de HealthNewsReview.org incluye conceptos básicos para escribir sobre atención médica y temas médicos complejos. Hay consejos sobre los peligros comunes que enfrentan los periodistas de salud, y estudios de casos para aprender más.
  • Brief Guide to Writing Medical News: este recurso fue escrito por Sharon Begley, periodista científica del Stat, y ex Reuters y Wall Street Journal. Está disponible en The Open Notebook, una organización sin fines de lucro que ofrece recursos a periodistas científicos.
  • Kaiser Health News (KHN) y PolitiFact: en abril, estas organizaciones se unieron en una iniciativa de fact-checking para la cobertura de la atención médica. Periodistas y editores de ambos lados están atentos a las declaraciones relacionadas con la atención médica. Cuando aparece una, se revisa utilizando la metodología de PolitiFact y los resultados se publican en ambos sitios web.
  • The Association of Healthcare Journalists: la organización tiene una serie de recursos útiles que están disponibles para miembros pagos.

Este artículo fue originalmente publicado en IJNET. Salud con lupa lo comparte con la autorización de su autora.

Autores:

sherry.jpg

Sherry Ricchiardi

Leer más

FACT-CHECKING12 de Agosto de 2019

Una cura para una enfermedad que no existe

Un grupo de personas identificadas como asociación Ex LGTB promueve tratamientos para curar la homosexualidad. Estas terapias no tienen justificación: la ciencia rectificó en 1987 y dejó de considerarla una enfermedad.
Fact-Checking6 de Agosto de 2019

Gaseosas sin azúcar: altas en sodio y poco saludables

¿Las gaseosas light son un opción menos dañina para las personas que quieren cuidar su salud? Diferentes estudios muestran que su consumo no ayuda en la pérdida de peso y que contienen altas cantidades de sodio.
Fact-Checking1 de Agosto de 2019

El miedo a los transgénicos es alentado con estudios inválidos

Hasta la fecha, no se ha probado que el consumo de productos elaborados con transgénicos produce daños a la salud. El miedo que generan se debe a estudios científicos inválidos.

Suscríbete

Nuestros lectores son el corazón de este espacio. Únete para recibir los contenidos y conocer las distintas formas de cómo puedes integrarte a la comunidad de Salud con lupa.