Noticias

Organizaciones indígenas de 9 países amazónicos en emergencia por COVID-19

La COICA, que representa a los pueblos indígenas de los 9 países de la cuenca amazónica, se declaró en emergencia ante la pandemia de COVID-19. La organización hizo trece demandas a los gobiernos de estos países, donde se han registrado 2.088 muertos y 40.800 casos de contagiados de esta enfermedad hasta la fecha.

fotoAidesep.jpg
Aidesep

Los pueblos indígenas no cuentan con protocolos para enfrentar la pandemia por el nuevo coronavirus, ya que los Estados no se han encargado de generarlos para prevenir el contagio, advierte la Coordinadora de Organizaciones Indígenas de la Cuenca Amazónica (COICA) en un comunicado en el que se declara en emergencia. Esta organización representa a las comunidades de Bolivia, Colombia, Perú, Brasil, Ecuador, Venezuela, Guyana, Guyana Francesa y Surinam, países donde hasta la fecha han muerto más de dos mil personas y se han confirmado 40.800 contagiados de COVID-19.

El pronunciamiento, difundido el lunes 13 de abril, fue suscrito por 511 pueblos indígenas, y más de 66 pueblos en aislamiento voluntario y contacto inicial que habitan la Amazonía. «Los indígenas afrontamos una doble vulnerabilidad producto no sólo de la exclusión y marginación histórica a la que hemos sido sometidos, sino también como resultado de las características y condiciones geográficas en las que vivimos en las tierras y territorios ancestrales debido a la dificultad de acceso», señala la COICA.

Por eso, amparadas en sus derechos y en consideración de que su único sistema y espacio seguro son las propias comunidades y territorios protegidos, las organizaciones plantearon trece demandas a los Estados y organismos internacionales. La primera es que se realice campañas de información y prevención en sus lenguas nativas y que se fortalezca los sistemas sanitarios públicos donde se atienden estas poblaciones.

La segunda demanda se concentra en darle mayor atención a los adultos mayores de las comunidades indígenas. De olvidarse esta obligación, estaremos en «alerta máxima de un acto genocida», subraya la COICA. La tercera demanda está dirigida a la la Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos y la Relatoría Especial sobre los Derechos de los Pueblos indígenas ante las Naciones Unidas: que se pronuncien sobre la situación de los sistemas de salud pública a los que tienen acceso los pueblos indígenas. Esta es la lista completa de demandas:

  1. Pedimos la intervención de la ONU y de todas las instancias precursoras de los derechos humanos, como también la solidaridad de todos los Estados para que se mantengan vigilantes ante cualquier eventualidad que en el contexto de la emergencia sanitaria afecte a las comunidades indígenas. 
  2. Solicitamos la activación de la cooperación internacional con fines solidarios y humanitarios a través de las estructuras orgánicas propias de pueblos indígenas para que se pueda dar atención médica oportuna a las comunidades afectadas por el COVID-19 y para suplir sus necesidades básicas en esta emergencia.
  3. Planteamos que se establezca, en coordinación con las organizaciones de los pueblos indígenas y las autoridades respectivas de cada país, una estrategia ágil y efectiva para mantener a las comunidades libres de contagio y aseguradas en temas fundamentales como alimentación y salud integral. 
  4. Exigimos que se garantice el acceso a la alimentación y que se proteja la economía de supervivencia de las comunidades productoras y les asegure el acceso a fuentes de alimentación propias aprovisionadas mediante prácticas de pesca, cacería y recolección con una vigilancia cuidadosa para que no resulten contaminadas o afectadas por terceros, incluidas empresas o quienes ejecutan actividades legales e ilegales de minería, petróleo, hidroeléctrica y explotación forestal. 
  5. Solicitamos que se garantice la salud integral para los pueblos indígenas con acciones culturales apropiadas de prevención primaria para evitar que el COVID-19 llegue a las comunidades.
  6. Pedimos que se preste la debida asistencia a los pueblos indígenas que habitan en sus comunidades con la cantidad necesaria de insumos para la protección individual, medicamentos sintomáticos, productos de higiene personal y que se garantice el flujo de reposición adecuado.
  7. Exigimos que los gobiernos intensifiquen las acciones de vigilancia y protección de territorios invadidos por petroleros, mineros, madereros y personas ajenas a los territorios, ya que se han identificado empresas y zonas donde las medidas de excepción dictadas no se cumplen y las actividades extractivas avanzan y ponen en alto riesgo a los pueblos y comunidades asentados en estas zonas.
  8. Pedimos que los gobiernos prioricen los derechos a la vida digna, la salud, la integridad física, consentimiento y la autodeterminación de los pueblos indígenas sobre las actividades extractivas en sus territorios.
  9. Estaremos vigilantes sobre acciones durante y después de la emergencia de COVID-19 en territorios indígenas debido que habrá mas presiones y amenazas para intensificar la extracción de recursos naturales frente a las deudas contraídas por los gobiernos con los organismos multinacionales.
  10. Convocamos a integrar redes de solidaridad que nos permitan afrontar esta crisis tanto en el campo como en las ciudades.
  11. Reconocemos la labor heroica de los trabajadores de la salud, los científicos, los campesinos y todas las personas que luchan día a día por salvar vidas, por proveer de alimentos y encontrar soluciones para que el mundo pueda salir de esta crisis.


Este artículo fue originalmente publicado por InfoAmazonia y lo republicamos con su autorización.

Autores:

InfoAmazonía.png

InfoAmazonia

Suscríbete

Nuestros lectores son el corazón de este espacio. Únete para recibir los contenidos y conocer las distintas formas de cómo puedes integrarte a la comunidad de Salud con lupa.