Comprueba

Cómo el zinc le ayuda a combatir las infecciones

Nuestros cuerpos requieren este mineral vital para el funcionamiento saludable del sistema inmunitario.

zinc-immunity
Shutterstock

Camine por el pasillo de remedios para el resfriado de casi cualquier farmacia y verá un estante lleno de suplementos de zinc. Claramente, las personas deben estar preocupadas por no estar obteniendo suficiente zinc, un nutriente que a menudo se promociona por su capacidad para eliminar el resfriado común y otras enfermedades respiratorias. Pero, ¿muchos de nosotros realmente necesitamos más zinc? Y si es así, ¿qué beneficios ofrece? 

A medida que los investigadores aprenden más sobre cómo nuestros cuerpos usan el zinc, descubren que el elemento desempeña un papel sorprendentemente clave, particularmente dentro del sistema inmunitario. “Creemos que el zinc es un guardián de la función inmunitaria”, dice Lothar Rink, inmunólogo de la Universidad RWTH Aachen en Alemania, quien recientemente fue coautor de una descripción general de los roles del zinc en el sistema inmunitario en el Annual Review of Nutrition de 2021. Y, aunque los científicos todavía luchan por encontrar buenas formas para medir los niveles de zinc en el cuerpo, parece que muchas personas, en efecto, no incluyen suficiente zinc en sus dietas para obtener una función inmunitaria completa. 

Un elemento esencial 

Muy poco zinc es claramente una mala noticia para su salud. Una escasez severa —a menudo como resultado de un defecto genético o una dieta extremadamente restringida— puede causar innumerables problemas, como retraso en el crecimiento de bebés y niños, pérdida de cabello, piel áspera, retraso en la cicatrización de heridas y defensas debilitadas contra infecciones. 

Pero el alcance y las consecuencias de las deficiencias de zinc más sutiles han resultado más difíciles de precisar. Eso se debe en gran parte a que es extremadamente difícil medir con precisión los niveles de zinc en las personas. El zinc a menudo está en constante movimiento dentro y fuera de nuestras células. Durante una infección, por ejemplo, los niveles en sangre caen a medida que el zinc se extrae del torrente sanguíneo hacia las células que ayudan a iniciar una respuesta inmunitaria. Los niveles de zinc también pueden verse alterados por la dieta, ciertos medicamentos y hormonas y el estado de salud. 

Por estas razones, aunque es posible detectar los niveles de zinc en la sangre, estas mediciones suelen ser imprecisas. Y a diferencia del hierro, que se evalúa fácilmente midiendo los niveles de proteínas sanguíneas que contienen hierro, como la hemoglobina y la ferritina, no existe un biomarcador que pueda usarse como indicador de los niveles de zinc. “Todavía no existe una forma 100 % precisa de medir el zinc en un ser humano, especialmente si tiene algún tipo de enfermedad”, dice Daren Knoell, biólogo de zinc de la Universidad de Nebraska. Actualmente, la mejor manera de determinar un posible déficit de zinc es observar la ingesta dietética de una persona, agrega. 

G-zinc-deficiency-risk-kee-alt
La causa más común de la carencia de zinc es no consumir suficiente zinc en la dieta. Pero algunos grupos pueden correr el riesgo de padecer una deficiencia debido a unas necesidades nutricionales más elevadas —durante el embarazo, por ejemplo, o debido a afecciones que alteran la capacidad del organismo para absorber el mineral, como la enfermedad de Crohn y otras enfermedades gastrointestinales—.

Debido a estas limitaciones, la mayoría de los médicos diagnostican la deficiencia de zinc solo si los pacientes muestran síntomas de deficiencia importante, como piel áspera o pérdida de cabello, dice Rink. “Pero la inmunodeficiencia ocurre mucho antes, cuando tienes una ligera deficiencia de zinc”. Los investigadores han descubierto que las personas con deficiencia de zinc son más vulnerables a las infecciones que aquellas con niveles adecuados del mineral. Los estudios han demostrado, por ejemplo, que, en personas mayores sanas, los suplementos de zinc redujeron la frecuencia de infecciones. (El posible uso de suplementos de zinc para ayudar a prevenir la Covid-19 es un área de investigación activa, aunque los Institutos Nacionales de Salud afirman que actualmente no hay suficiente evidencia para decir si resulta beneficioso). 

Para ayudar a identificar mejor a las personas que no están obteniendo suficiente zinc, Rink participa en un proyecto destinado a ayudar a los médicos y al público en general a evaluar mejor el estado de zinc de una persona mediante el uso de una aplicación para seguir de cerca su dieta y el uso de suplementos. 

De los datos disponibles hasta el momento, parece que la deficiencia de zinc es relativamente común. Según las evaluaciones de la dieta y la prevalencia del retraso en el crecimiento, una consecuencia común del consumo inadecuado de zinc durante el desarrollo, algunos estudios calculan que alrededor del 17 % de la población mundial está en riesgo de tener deficiencia de zinc — y que, en ciertas regiones de ingresos bajos y medianos, como partes del sur de Asia, esa proporción llega al 30 %—. 

El envejecimiento, la genética, el embarazo, la enfermedad y otros factores contribuyen a este déficit, pero la dieta es el principal culpable, cuando las personas no comen suficientes alimentos ricos en zinc, como mariscos, carnes rojas y nueces. Consumir demasiados fitatos, sustancias que se encuentran en el pan integral, los cereales y otras fuentes, también puede ser un problema. Los fitatos se unen al zinc y evitan que sea absorbido por el cuerpo. 

Incluso en los Estados Unidos, alrededor del 15 % de la población carece de niveles adecuados de zinc en su dieta, según una evaluación de 2020 de más de 26.000 adultos estadounidenses realizada por investigadores de una compañía de suplementos. Esto puede ser particularmente común entre los ancianos, en gran parte debido a una dieta deficiente. Pero a menudo pasa desapercibido porque la mayoría de las personas no muestran signos externos de deficiencia de zinc, según Knoell. “Pero cuando las cosas van mal —ocurre una infección— lo más probable es que le vaya peor que a alguien que tiene suficientes cantidades de zinc en su dieta”. 

G-zinc-foods-kee-alt
Los alimentos con mayor contenido de zinc son las ostras, el cangrejo y la carne de vacuno. Los fitatos, que se unen al zinc y limitan su absorción en el organismo, suelen estar presentes en las plantas —pero los alimentos de origen vegetal, como las semillas de calabaza y la avena, pueden seguir siendo buenas fuentes del mineral—.

¿Qué hace el zinc? 

Los estudios demuestran que el zinc es importante en casi todos los aspectos del sistema inmunitario: ayuda a las células de la piel y a las células que recubren nuestros órganos a impedir la entrada de patógenos y mantiene el funcionamiento normal del timo y la médula ósea, que son responsables de generar células inmunitarias. El zinc “aparece en todas las partes del sistema inmunitario”, dice Sophie Hambleton, inmunóloga de la Universidad de Newcastle en el Reino Unido —y las personas con deficiencia de zinc muestran una amplia gama de disfunciones inmunitarias—. 

La mayor parte de la investigación hasta la fecha se ha centrado en el papel del zinc en el sistema inmunitario innato, la defensa de primera línea del cuerpo que lanza ataques rápidos e inespecíficos contra los invasores extraños. El zinc parece estar involucrado en hacer que las barreras físicas —como las células que recubren nuestros órganos— sean más resistentes a la invasión, además de garantizar el funcionamiento adecuado de los macrófagos, glóbulos blancos clave que engullen patógenos y envían señales químicas para reclutar otros soldados celulares. 

Para garantizar que haya suficiente zinc para llevar a cabo todos estos trabajos, las concentraciones del mineral dentro del cuerpo se controlan estrictamente. Al comienzo de una infección, por ejemplo, las células inmunitarias, como los macrófagos, producen rápidamente una proteína transportadora de zinc llamada ZIP8. Esta proteína controla la cantidad de zinc que ingresa a estas células, lo cual es importante para mantener la capacidad de las células para eliminar patógenos y regular la producción de importantes moléculas relacionadas con la defensa, incluidos los mensajeros químicos llamados citocinas, según han descubierto Knoell y otros. 

Trabajos más recientes han comenzado a revelar que el zinc también es importante para el sistema inmunitario adaptativo, que utiliza recuerdos de amenazas anteriores para lanzar ataques específicos de patógenos a través de anticuerpos y células T. En 2019, Hambleton y sus colegas informaron que una mutación en otro transportador de zinc, ZIP7, causó una enfermedad en la que los pacientes carecen de células B, células inmunitarias productoras de anticuerpos que generamos continuamente a lo largo de nuestras vidas. Otros experimentos en ratones con estas mismas mutaciones revelaron que la falta de ZIP7 redujo las concentraciones de zinc dentro de las células B inmaduras, lo que perjudicó su maduración. 

Aunque aún no está claro qué significa esto para el papel más amplio de ZIP7 en personas sin esta mutación, Hambleton dice que es posible que un defecto en ZIP7 pueda ser una forma en que una deficiencia general de zinc podría provocar problemas en la función inmunitaria. 

G-zinc-immune-system-kee-alt
El zinc es importante para una amplia gama de procesos del sistema inmunitario, desde mantener intactas las barreras físicas hasta garantizar el correcto funcionamiento de los numerosos tipos de células inmunitarias.

¿Cuánto zinc necesita una persona? 

Dado lo importante que es el zinc para un sistema inmunitario saludable —y la dificultad de saber si una persona podría tener una deficiencia— Rink dice que los suplementos de zinc probablemente sean una buena idea, especialmente para las personas que corren un mayor riesgo de tener una deficiencia, como los vegetarianos, los veganos y los ancianos. (Rink ha sido consultor o recibido subvenciones de investigación de tres empresas que venden suplementos de zinc). 

La mayoría de los suplementos nutricionales son seguros y no causan efectos secundarios graves con la ingesta diaria recomendada, 8 miligramos para las mujeres y 11 miligramos para los hombres, pero Rink advierte que en concentraciones muy altas el zinc puede tener efectos adversos. En 2009, la Administración de Drogas y Alimentos de EE. UU. advirtió contra el uso de hisopos y aerosoles nasales Zicam, un remedio para el resfriado común que contiene niveles tan altos de zinc que llevó a la pérdida del sentido del olfato. Debido a este y otros daños potenciales, los expertos recomiendan que los adultos no consuman más de 40 miligramos de zinc por día. 

P-zinc-supplements
La mayoría de las farmacias tienen suplementos de zinc de venta libre. Algunos estudios sugieren que tomar suplementos podría ayudar a reducir la duración y la gravedad de las infecciones respiratorias, como el resfriado común. Pero siguen existiendo preguntas sin contestar, como cuál es el mejor momento para tomar estos suplementos y si benefician a las personas que no tienen carencia de zinc.
CRÉDITO: L. MODICA / KNOWABLE MAGAZINE

Aunque los ensayos clínicos en humanos son escasos, ha habido algunos que han examinado los efectos de la suplementación con zinc durante las infecciones virales. Una revisión de 2021 de dos docenas de ensayos clínicos indicó que, en personas sanas, tomar suplementos de zinc en forma de pastillas o aerosoles nasales al inicio de la enfermedad puede reducir la duración del resfriado común y otras infecciones respiratorias en unos pocos días. El estudio también analizó la suplementación crónica y encontró evidencia de que tomar suplementos de zinc diariamente durante siete meses a un año podría ayudar a evitar los efectos de las infecciones respiratorias, aunque no pareció prevenir el resfriado común. 

Hambleton señala, sin embargo, si bien es importante asegurarse de obtener suficiente zinc en su dieta, manipular los niveles de zinc en partes específicas del sistema inmunitario no es fácil porque el zinc se distribuye de diferentes maneras en todo el cuerpo. “Es muy simplista pensar que debido a que se requiere zinc para la inmunidad, más zinc equivale a más inmunidad”, dice. 

Quedan muchas preguntas abiertas. Por un lado, los autores de esa revisión de 2021 señalan que hubo limitaciones en los ensayos disponibles, como tamaños de muestra pequeños. Además, el marco de tiempo para los beneficios del zinc no está claro. La mayoría de los ensayos que analizaron los beneficios del zinc después de la infección informaron que los suplementos funcionan solo dentro de las 24 horas posteriores al comienzo de los síntomas — pero el equipo encontró evidencia de que la ventana podría ser más amplia y que el zinc podría ser beneficioso incluso cuando se consume hasta tres días después de la aparición de los síntomas—. Y necesitamos mejores suplementos de zinc, dice Knoell. La mayoría ahora viene en forma de sal, como sulfato o cloruro de zinc, pero el cuerpo no los absorbe fácilmente, por lo que sería beneficioso contar con mejores formulaciones, agrega. 

También está la pregunta de si ciertas personas están genéticamente programadas para tener más dificultades para absorber zinc en su cuerpo que otras. Y los investigadores también están interesados en investigar posibles medicamentos que puedan atacar a los transportadores de zinc en personas que tienen problemas con esas proteínas. 

“Estamos comenzando a hacer y responder esas preguntas ahora en modelos animales”, dice Knoell. “La emoción será, por supuesto, si algo de eso se traduce a la condición humana”. 

Artículo traducido por Debbie Ponchner

Diana Kwon es una periodista científica independiente radicada en Berlín, Alemania. Encuéntrela en Twitter @DianaMKwon o en www.dianakwon.com.

Este artículo apareció originalmente en Knowable en español.

Más en Comprueba
Más en Salud con lupa