Comprueba

Ponte a salvo del coronavirus y de los consejos irracionales que invaden las redes

En Irán, 44 personas murieron intoxicadas después de beber alcohol adulterado a raíz de un rumor sobre que las bebidas alcohólicas ayudarían a curar el nuevo coronavirus. La desinformación puede ser tan mortal como el #COVID19. Por eso, nuestros aliados de Epistemonikos aclaran varios de los datos que se volvieron noticias sobre "terapias", pero que carecen de total evidencia.

Mensajes + Virus

H

an circulado diferentes sugerencias sobre el supuesto efecto beneficioso de tomar líquidos calientes (en algunas versiones sugieren específicamente té) o de exponerse al frío o la nieve para disminuir el riesgo o eliminar al coronavirus COVID-19 si ya se ha adquirido. En este caso, se trata de consejos que no tienen ningún sustento en estudios, ni siquiera preliminares. De hecho, la racionalidad científica detrás de la medida no tiene sustento, ya que la temperatura corporal es rigurosamente regulada por nuestro organismo y ninguno de estos «tratamientos» sería capaz de modificarla. Se trata de un ejemplo claro de noticias falsas. 

Es importante tener en cuenta que la ausencia de evidencia no significa que una medida no pueda ser efectiva. Solo significa que aún no sabemos. Sin embargo, tampoco es razonable realizar estudios si no existe una base teórica suficiente para que se espere un beneficio. Por eso, mientras más irracional sea una intervención, más fácil es descartarla sin necesidad de tener que recurrir a estudios.

Han circulado muchas sugerencias cuya lógica es absolutamente irracional, como consumir alcohol, o incluso cocaína. Las consecuencias perjudiciales de estas sustancias son por todos conocidas y, si bien la mayoría de la población reconoce inmediatamente que no se trata de una intervención efectiva, en situaciones en que la angustia alcanza niveles altos, como el que estamos viviendo, pueden llevar a casos tan dramáticos como el que reportaron medios de Irán, donde 44 personas murieron por consumo de alcohol ilegal.

Un área en que la racionalidad científica y la existencia de estudios suele entrar en colisión, es la que se denomina medicina alternativa, complementaria o integrativa (los tres términos pueden ser intercambiables o significar cosas completamente diferentes según a quién se le pregunte). En general, la racionalidad científica para este tipo de medicina es escasa o inexistente. Sin embargo, por el amplio interés que despiertan en la población o en quienes se adhieren a estas corrientes, no es raro que existan estudios probando si realmente sirven. En este último caso, podemos evaluarlas con el mismo prisma con que evaluamos cualquier intervención médica convencional.

En los casos en que realmente exista ausencia de evidencia, lo más recomendable es discutir con algún profesional de salud si se trata de una alternativa racional. Las revisiones sistemáticas evaluando intervenciones que pueden ser consideradas medicina complementaria, están disponibles en este enlace a la plataforma LOVE de Epistemonikos, la cual se mantiene continuamente actualizada. 


La Fundación Epistemonikos es aliado de Salud con lupa para la verificación de datos sobre salud pública. Esta organización, con sede en Chile, tiene como fin acercar la evidencia científica a las personas que toman decisiones en salud. Tiene más de 1.000 colaboradores de todo el mundo y herramientas que aceleran la búsqueda y selección de evidencia. 

Autores:

Suscríbete

Nuestros lectores son el corazón de este espacio. Únete para recibir los contenidos y conocer las distintas formas de cómo puedes integrarte a la comunidad de Salud con lupa.