Comprueba

¿Usar mascarilla nos hace respirar nuestro propio dióxido de carbono?

Hay personas que aseguran sentirse mareadas y que les falta el aire cuando usan mascarilla. Pero estos cubrebocas tienen el filtro suficiente para que ingrese el oxígeno y salga el dióxido de carbono al respirar. Son esenciales para disminuir el riesgo de contagio.

Mascarilla

e n las redes sociales circula una publicación que sugiere que el uso de la mascarilla reduce en 20 % el oxígeno en la sangre y no permite la eliminación del dióxido de carbono. Esta información es completamente falsa.

El uso de las mascarillas no reduce el oxígeno ni genera que aumente la acidez de la sangre de una persona porque suspuestamente este equipo de protección lo impida al evitar que se expulse suficiente dióxido de carbono. Esta situación solo podría suceder si una persona no recibe ningún tipo de entrada de aire al tener un aparato totalmente hermético en el rostro. Este no es el caso de ningún tipo de mascarilla utilizada para prevenir la transmisión del nuevo coronavirus.

Nuestros lectores son el corazón de este espacio. Únete para recibir los contenidos y conocer las distintas formas de cómo puedes integrarte a la comunidad de Salud con lupa.

Síguenos en:

El profesor de pediatría de la Universidad Federal Fluminense, André Ricardo Araújo, especialista en infectología pediátrica y control de infección hospitalaria, explicó que todas las mascarillas poseen diversas entradas de oxígeno. Gracias a esto el oxígeno no disminuye en la sangre y se produce con normalidad la eliminación de dióxido de carbono. No existe, por lo tanto, un proceso de "acidificación de la sangre".

Esto también es válido para los respiradores del tipo N95, utilizados por profesionales que atienden directamente a los pacientes infectados con COVID-19. La Organización Mundial de la Salud recomienda el uso de las mascarillas, incluso a las personas sanas, como parte de una estrategia que incluye, entre otras medidas, el lavado de manos y el distanciamiento social para contener la transmisión del coronavirus.

Si bien los tapabocas caseros no impiden totalmente el contagio, son importantes para reducir la probabilidad de transmisión de la enfermedad. Se usan para evitar que la mucosidad y la saliva de una persona enferma se dispersen por el ambiente y pueda contagiar a quienes están a su alrededor.

A nivel mundial, se están utilizando tres tipos de mascarillas como medidas de prevención contra la trasmisión del virus: los respiradores N95, la mascarilla quirúrgica y el tapaboca de uso casero. Las dos primeras deben reservarse para los profesionales de la salud y los socorristas. La tercera, que puede hacerse con tela, debe cumplir con las recomendaciones específicas de fabricación.


Salud con lupa es parte de la Alianza #CoronaVirusFacts / #DatosCoronaVirus, que integran de más de 100 verificadores de datos del mundo que luchan contra la información errónea relacionada con la pandemia COVID-19. Puedes conocer más información sobre la alianza aquí. Somos parte también de LatamChequea en este esfuerzo colaborativo en tiempos de crisis para combatir la infodemia.

Elaboramos esta nota con información de nuestro aliado Lupa.

Suscríbete

Nuestros lectores son el corazón de este espacio. Únete para recibir los contenidos y conocer las distintas formas de cómo puedes integrarte a la comunidad de Salud con lupa.