Noticias

La contradicción chilena: ¿Por qué el éxito de la vacunación no ha frenado los contagios?

Ser el país que más rápido vacuna en el mundo (1,4 dosis por cada 100 habitantes) y haber inoculado al 45% de su población no ha librado a Chile de estar a punto de quedarse sin camas UCI y rondar los ocho mil nuevos casos de covid-19 al día. Relajar las restricciones durante el verano es una de las explicaciones para el vecino del sur que ha regresado a cuarentena masiva.

Valparaíso
Valparaíso rompió su récord de contagios diarios por covid-19, detectándose 880 nuevos casos en las últimas 24 horas. EFE

Reembestida. Así ha calificado Sebastián Piñera lo que está sucediendo con el país que gobierna. Si al inicio de la pandemia el Perú recibió las palmas de la prensa internacional por ser el primer país de la región en entrar en cuarentena estricta, Chile despertó la admiración por su velocidad de vacunación. Mientras los demás países, incluido el nuestro, pugnábamos por conseguir vacunas envueltos en la incertidumbre, Chile afrontaba la escasez con la tranquilidad de haber comprado poco más de 35 millones de dosis.

Chile tuvo reflejos. En abril de 2020, solo un mes después de que varios de sus países vecinos declararan el Estado de Emergencia, Chile ya había iniciado negociaciones con distintas farmacéuticas. Para mayo, el ministerio de Ciencias había trazado una hoja de ruta con dos directrices: asegurar las vacunas antes de que fueran desarrolladas y que el país participara activamente en los ensayos clínicos.

“La clave fue no poner todos los huevos en la misma canasta”, dice Rodrigo Yañez, subsecretario de Relaciones Económicas Internacionales refiriéndose a la flexibilidad con la que asumieron la búsqueda de las vacunas. Lo cierto es que en junio, antes que todos por si hace falta repetirlo, Chile firmó contrato con la empresa china Sinovac Biotech Ltd con el compromiso de recibir las vacunas una vez fueran autorizadas.

Estas reacciones veloces, sin negociados de por medio, han hecho que Chile haya asegurado la compra de 35 millones de dosis. No todas son de Sinovac, evidentemente. Si bien el laboratorio chino ha prometido 14 millones de dosis, 10,1 pertenecen a Pfizer, 4 millones a AstraZeneca y 7,8 a Covax, el mecanismo internacional que persigue la equidad de vacunas en el mundo. Todas estas negociaciones han representado una inversión de 200 millones de dólares del Estado chileno.

Los resultados son asombrosos: el 30% de su población ha recibido la primera dosis y el 15% las dos dosis. Un 45% que representa a 7 millones de personas convirtiendo a Chile en el tercer país del mundo con más porcentaje de población vacunada. Y además a qué velocidad. Según One World Data de la Universidad de Oxford, Chile es el país con mejor ritmo de vacunación: 1,4 dosis por cada 100 habitantes. Tan solo seguido por Israel con 1,04 dosis. Es más, de acuerdo a cálculos del website Time to Herd, Chile debería haber vacunado al 70% de su población en menos de 70 días.

¿Es este el mismo país que ha cerrado sus fronteras, ha vuelto a una cuarentena masiva y ha fijado su toque de queda a las 9 de la noche? Así es. El mismo país donde los infectados diarios han rondado los ocho mil y que además posee una de las tasas más altas de mortalidad por covid-19 en la región: 1,500 muertos por millón de habitantes. Y lo peor: la tendencia va al alza. Según los últimos reportes cada día mueren en promedio 100 personas. Chile es el país más veloz para vacunar, pero a la vez el tercer país con más número de casos por habitantes en Latinoamérica, solo por detrás de Brasil y Uruguay, según cifras de Our World in Data.

"Estamos viviendo lo peor y esto va a seguir”, dice la doctora Muriel Ramírez, académica de la Facultad de Medicina de la Universidad Católica del Norte. ¿Cómo explicar tamaña contradicción? ¿Qué razones se esconden detrás de esta contradicción? Los especialistas coinciden en que los niveles de contagio nunca se redujeron del todo y que en medio del proceso de vacunación se relajaron las medidas en aras de la reactivación de la economía y la salud mental. En el verano, los centros comerciales abrieron sus puertas, la gente se refugió en los casinos y empezó a hacer turismo por el interior del país. Un exceso de confianza que están pagando muy caro.

Desde hace tres semanas, la tasa de ocupación de camas de cuidados intensivos está por encima del 95%. En cualquier momento Chile podría quedarse sin camas UCI para sus pacientes.

"El caso de Chile va a estar en la mira de muchos países que también tienen la esperanza puesta en que la vacunación pueda ser la bala de plata que nos permita salir de la encrucijada en que estamos”, concluye Ernesto Laval, ingeniero doctorado en educación y especialista en comunicación de datos. El laboratorio chino Sinovac aún no ha publicado los resultados del ensayo clínico Fase III que determina la efectividad de su vacuna. Según informes preliminares la eficacia en Brasil ha sido del 50% y en Turquía del 83%.

Este domingo 11 de abril, así como en el Perú, se había dispuesto elecciones en Chile para elegir a los miembros de la Convención Constituyente, alcaldes, concejales y gobernadores. Dado el contexto, ayer lunes el Senado chileno ha decidido aplazar el proceso por cinco semanas.

La vacunación es un paso firme para protegerse del nuevo coronavirus, pero si se baja la guardia, queda claro, sirve de poco.

Contacto:

Suscríbete

Nuestros lectores son el corazón de este espacio. Únete para recibir los contenidos y conocer las distintas formas de cómo puedes integrarte a la comunidad de Salud con lupa.