La OMS respalda la primera vacuna contra la malaria

Noticias

La OMS respalda la primera vacuna contra la malaria

La investigación sobre esta enfermedad ha estado plagada de posibles vacunas que nunca lograron superar los ensayos clínicos. Mosquirix tiene hoy el potencial de salvar miles de vidas en el mundo, sobre todo de 260.000 niños pequeños en el África.

Malaria.jpg
Los mosquiteros, la medida preventiva más ampliamente utilizada, reducen las muertes por malaria en niños menores de 5 años solo en un 20 por ciento. Shutterstock

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomendó hoy que se extienda el uso de una vacuna contra la malaria utilizada en tres países africanos que participan en un proyecto piloto que ha mostrado que es segura, aunque su eficacia es aún relativamente baja, por lo cual debe ser usada en combinación con medidas de prevención y diagnóstico ya existentes.

La nueva vacuna, fabricada por GlaxoSmithKline, incita al sistema inmunitario de los niños a obstaculizar el Plasmodium falciparum, el más mortal de los cinco patógenos de la malaria y también el más común en África. La vacuna no es solo una pionera para esta enfermedad, también es la primera que se desarrolla para una de origen parasitario.

La investigación sobre la malaria ha estado plagada de posibles vacunas que nunca lograron superar los ensayos clínicos. Los mosquiteros, la medida preventiva más ampliamente utilizada, reducen las muertes por malaria en niños menores de 5 años solo en un 20 por ciento. En dicho contexto, incluso con una eficacia modesta, la nueva vacuna es el mejor avance disponible en la lucha contra la enfermedad en décadas.

Denominada Mosquirix, esta vacuna constituye un hito histórico desde el punto de vista científico y humano, puesto que es la primera en haber sido desarrollada por una plataforma de científicos africanos y por estar destinada a prevenir una enfermedad que cada año mata alrededor de medio millón de personas en todo el mundo, casi todas en el África subsahariana, entre ellas a unos 260.000 niños de menos de 5 años.

"Esta vacuna tiene el potencial de salvar decenas de miles de jóvenes vidas. Hemos hecho progresos increíbles en las últimas dos décadas, los casos de malaria han caído a la mitad, pero a nivel global se mantienen a un nivel demasiado alto, dijo el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, al anunciar la recomendación de la vacuna.

Un aliento para nuevas inversiones

Ghana, Malaui y Kenia son los tres países donde la vacuna se introdujo en 2019, con 2,3 millones de dosis administradas y 800.000 niños que han recibido al menos una dosis. "Es la mejor inversión posible que se ha hecho en salud pública", afirmó el director del Programa Global contra la Malaria de la OMS, Pedro Alonso.

La aprobación del uso ampliado de esta vacuna permitirá incorporarla al conjunto de herramientas que se usan en la lucha contra la malaria (mosquiteras impregnadas de insecticidas, fármacos con fines profilácticos, diagnósticos y tratamientos), pero no reemplazará a ninguna de ellas.

El proyecto piloto en los tres países africanos ha permitido confirmar la factibilidad de administrar las cuatro dosis que requiere esta vacuna, su rol en la reducción de muertes infantiles y que puede ser integrada a los programas nacionales de inmunización sin mayores complicaciones.

Asimismo, se ha comprobado que la disponibilidad de una vacuna no ha llevado a que las familias que viven en zonas endémicas descuiden el uso de mosquiteras y tampoco ha tenido un impacto negativo en la cobertura de otras vacunas destinadas a niños.

Según las investigaciones realizadas, la vacuna permite reducir en un 30 % los casos de malaria severa que pueden conducir a la muerte.

La extensión del uso de la vacuna requerirá de nuevas inversiones y la aprobación que ha dado hoy la OMS permitirá que la alianza para el acceso a las vacunas (conocida como GAVI) la incorpore a su portafolio y considere invertir en este producto para dar acceso a los países más pobres.

Esta decisión "abre la puerta para un uso generalizado de esta vacuna, lo que salvará vidas, servirá para prevenir la enfermedad entre los niños africanos y esperamos que también estimule a que se retomen las investigaciones para intentar desarrollar otras vacunas contra la malaria. La que tenemos es una vacuna de primera generación, pero no debería ser la última", sostuvo Alonso.

La vacuna aprobada ha sido administrada en los programas regulares de vacunación y ha tenido un alto nivel de aceptación y confianza por parte de las familias en los tres países donde se ha utilizado, lo que explica que entre el 80 % y 90 % de niños pequeños la hayan recibido, según los datos aportados por la OMS.

Contacto:

Suscríbete

Nuestros lectores son el corazón de este espacio. Únete para recibir los contenidos y conocer las distintas formas de cómo puedes integrarte a la comunidad de Salud con lupa.