La vacuna contra el VPH ha contribuido a reducir casos de cáncer

Noticias

La vacuna contra el VPH ha contribuido a reducir casos de cáncer

En 2006, se aprobó la primera vacuna contra el el virus del papiloma humano (VPH). Hoy un estudio realizado en Inglaterra muestra que para las mujeres que fueron inmunizadas entre los 12 y 13 años, la tasa de cáncer de cuello uterino se redujo en un 87%.

image (1).png
Una investigación publicada en la revista The Lancet ofrece evidencia de la importancia de la vacunación contra el virus del papiloma humana para prevenir el cáncer de cuello uterino.

Por primera vez, existe evidencia directa del impacto de la vacunación contra el virus del papiloma humano (VPH) en la reducción del cáncer de cuello uterino, el cuarto tipo de cáncer más recurrente en mujeres alrededor del mundo.

En 2006, se aprobó la primera vacuna contra el virus del papiloma humano —la infección de transmisión sexual más común y la principal causa del cáncer de cuello uterino. En 2008, Inglaterra empezó a vacunar a niñas entre 12 y 13 años la vacuna contra el VPH. En años siguientes, se lanzó una campaña para vacunar a adolescentes entre los 14 y los 18 años. Un estudio publicado en la revista The Lancet esta semana revela cuáles son los resultados en la actualidad.

Tomando en cuenta la edad y el año escolar en que las mujeres fueron vacunadas, los investigadores del King’s College de Londres que llevaron a cabo el estudio evaluaron diagnósticos de cáncer de cuello uterino y de neoplasia intraepitelial cervical de grado 3 (CIN3), lesiones causadas por ciertos tipos del virus del papiloma humano que puede volverse cancerosa si no recibe tratamiento.

Lo que encontraron fue una reducción substancial de este cáncer y de las mencionadas lesiones precancerosas. Las mujeres que se vacunaron contra el VPH, cuando tenían 12 o 13 años, presentaron tasas 87% menores de cáncer de cuello uterino. En el caso de las mujeres que se vacunaron entre los 14 y 16 años, la reducción fue de 62%; mientras que para las mujeres entre 16 y 18 años, la tasa de cáncer de cuello uterino bajó en 34%. También se observó una reducción similar del riesgo para la neoplasia intraepitelial cervical de grado 3.

“El programa de inmunización contra el VPH prácticamente ha eliminado con éxito el cáncer cervical en mujeres nacidas desde el 1 de setiembre de 1995”, señalaron los autores del estudio.

El virus que causa cáncer de cuello uterino

Existen más de 100 tipos de virus del papiloma humano, la mayoría de los cuales no causan daño y desaparecen con el paso del tiempo. Sin embargo, una docena de tipos de este virus sí están asociados a la aparición de cáncer. En particular, los tipos 16 y 18, que son causa de la mayoría de casos de cáncer.

Las verrugas genitales, por otro lado, están asociadas a tipos de VPH de bajo riesgo. “No son cáncer, son lesiones que crecen de forma escalonada, se pueden tratar e incluso desaparecer”, apuntó Joan Pérez, cirujano oncológico del Instituto Nacional de Enfermedades Neoplásicas (INEN), en La vida de nosotras, el espacio de salud y género de Salud con lupa.

Existen tres formas para detectar el VPH en el cuello uterino: la prueba del Papanicolau, la prueba de inspección visual con ácido acético, y el test molecular. Este último es especialmente recomendado para personas a partir de los 30 años. En todos los casos, se busca identificar cuáles son las áreas donde puede haber lesiones premalignas o invasivas, para hacer una biopsia e identificar si existe riesgo o presencia de cáncer.

“Toda mujer que tiene una vida sexual activa debe pasar por un consultorio para hacer prevención de esta enfermedad tan agresiva”, dijo Frida Gonzáles, médico gineco-obstetra de INPPARES en La vida de nosotras. Como parte de esa prevención, las vacunas resultan un eje fundamental.

En Perú, las vacunas contra el virus del papiloma humano son parte del Esquema Nacional de Vacunación desde el 2011. Se aplican a niñas de 9 a 13 años, que estén en quinto de primaria, con el consentimiento de sus padres. Al ser el VPH una infección de transmisión sexual, se busca intervenir con las vacunas antes de que las menores tengan relaciones sexuales. Sin embargo, las personas que ya hayan iniciado su vida sexual, también pueden vacunarse. Incluso si ya se ha detectado el virus del papiloma humano, la vacuna sigue siendo recomendable pues podría proteger contra otros tipos del virus.

Lamentablemente, el inicio de la pandemia por covid-19 en nuestro país significó tanto el cierre de las escuelas —donde se aplicaba la vacuna contra el VPH— como el colapso del sistema sanitario, por lo que hubo una gran reducción del número de niñas vacunadas en 2020. Al revisar las cifras de los últimos tres años, encontramos también que Moquegua, Tumbes, Tacna y Madre de Dios son las regiones con menos vacunadas contra el virus del papiloma humano.

Esa tendencia parece estarse revirtiendo este año, pero aún nos encontramos lejos de las cifras logradas en 2019, antes de la crisis sanitaria. Y siendo el cáncer de cuello uterino la segunda causa de muerte de mujeres en Perú, las campañas de vacunación contra el VPH no solo son necesarias, son urgentes.

Contacto:

Suscríbete

Nuestros lectores son el corazón de este espacio. Únete para recibir los contenidos y conocer las distintas formas de cómo puedes integrarte a la comunidad de Salud con lupa.