¿Por qué me siento mal antes de mi menstruación?

La vida de nosotras

¿Por qué me siento mal antes de mi menstruación?

Los investigadores no comprenden del todo cómo afecta el ciclo menstrual al sistema inmunitario, pero afirman que existen razones por las cuales algunas mujeres pueden sentirse mal en determinados momentos.

menstruacion2
Shutterstock

¿El sistema inmunitario de la mujer se debilita en ciertos momentos de su ciclo menstrual? Siempre he observado que cuando llego a enfermarme, casi siempre es antes de mi periodo.

Los expertos afirman que, si bien no hay suficientes datos que comprueben que en efecto es más probable que te sientas mal antes o durante tu periodo, existen indicios de que esto es posible. Algunas investigaciones incipientes demuestran que el sistema inmunitario puede tener fluctuaciones durante este lapso y que, en ocasiones, esto hace que se agudicen los síntomas de enfermedades crónicas subyacentes o que se produzcan nuevos síntomas que algunas mujeres quizá malinterpreten como señales de otra enfermedad.

Es común, por ejemplo, que justo antes de su periodo, algunas mujeres presenten síntomas que casi siempre se asocian con la gripe, como dolor corporal, malestar general e incluso fiebre. Taraneh Shirazian, una ginecóloga del hospital Langone Health de la Universidad de Nueva York, afirma que esto, a lo que se le denomina gripe menstrual, no lo provoca ningún virus en realidad, sino que puede ser el resultado de una respuesta inmunitaria a la inflamación natural cuando el útero se contrae y desprende células. “Es así como tu cuerpo reacciona a la inflamación”, señaló.

También es posible que las culpables de estos síntomas sean las hormonas. La hormona luteinizante, o HL, aumenta justo antes de la ovulación y luego disminuye de manera abrupta cuando comienza el periodo, explica Shirazian. Cuando varían los niveles de HL, se puede experimentar fatiga, distención abdominal, dolor de cabeza y náusea. “Algunas mujeres lo viven con síntomas muy severos todos los ciclos de todos los meses”, afirma.

En un estudio de 2018 en el que se usó una aplicación llamada Clue que hace el seguimiento del periodo, los investigadores también observaron que, en ocasiones, las mujeres que padecían síntomas de ciertas enfermedades subyacentes —como malestares intestinales inflamatorios, epilepsia, enfermedades autoinmunes— vinculados con esas enfermedades, estos empeoraban durante la ovulación, después mejoraban más o menos una semana después y luego volvían a empeorar durante la menstruación.

Sabra Klein, una microbióloga de la Escuela de Salud Pública Bloomberg de la Universidad Johns Hopkins, comenta que esto podría ser el resultado del vaivén de las hormonas y de los cambios en el sistema inmunitario durante el transcurso del periodo.

En otras investigaciones, se ha descubierto que entre el 19 y el 40 por ciento de las mujeres que padecen asma han sufrido ataques o brotes de asma más intensos y frecuentes justo antes de su periodo o durante el mismo. El asma perimenstrual, como se le denomina, se ha asociado con un aumento en las hospitalizaciones y las visitas al pabellón de urgencias relacionadas con el asma, e incluso con intubaciones.

En algunas investigaciones menores también se ha visto que las mujeres que padecen esclerosis múltiple presentan un agravamiento de los síntomas justo antes de su periodo o durante el mismo. Además, las pacientes que sufren lupus han informado tener más dolor y fatiga cerca de sus ciclos menstruales.

La función evolutiva del ciclo menstrual es que las mujeres tengan la posibilidad de embarazarse, señala Kimberley Keefe Smith, una endocrinóloga y ginecóloga del Hospital de la Mujer Bringham, en Boston. Cuando hay fecundación, algunos elementos del sistema inmunitario se suprimen para que el cuerpo no rechace el feto.

Durante el ciclo menstrual, los ovarios secretan estrógenos y progesterona, lo cual afecta diferentes ramas del sistema inmunitario de diversos modos despendiendo de la parte del cuerpo. Keefe Smith explica que sobre todo la progesterona puede actuar como inmunosupresor cuando sus niveles son altos en el cuerpo, como sucede durante el embarazo. Pero añade que el sistema inmunitario no solo se debilita por los estrógenos y la progesterona, puesto que las pacientes que reciben más dosis de hormonas a lo largo de algunos tratamientos médicos o del control de la natalidad no son más susceptibles a sentirse mal.

Sin datos definitivos, los científicos no pueden asesorar bien a las mujeres sobre qué deben pensar acerca de las probabilidades que tienen de sentirse mal con base en sus ciclos.

“Falta hacer muchísimos estudios al respecto”, dice Klein. “En realidad, no puedo decirte si tienes una mayor predisposición a contraer un resfriado o ciertas infecciones porque no se han realizado estudios más detallados”.

Pese a que se necesitan más investigaciones para entender mejor el modo en que el ciclo menstrual afecta la propensión a las enfermedades, Klein recomienda que, si te sientes mal de manera sistemática en cierto momento de tu ciclo, no hagas caso omiso. Puedes tomar medidas para cuidar tu salud antes de tu periodo: asegúrate de llevar una dieta balanceada, de dormir lo suficiente y de lavarte las manos durante, al menos, 20 segundos. “Las mujeres son quienes conocen mejor su cuerpo”, comenta Klein.


c.2022 The New York Times Company

Suscríbete

Nuestros lectores son el corazón de este espacio. Únete para recibir los contenidos y conocer las distintas formas de cómo puedes integrarte a la comunidad de Salud con lupa.