14N: La noche que no termina

Luis Aguilar Rodríguez (27)

Luis Aguilar_Lima_Peru_021121_013.jpg
Foto: Omar Lucas

Desde que fue herido en las protestas de noviembre, Luis Aguilar ha tenido que contar su historia muchas veces, a distintas personas, pero eso no significa que se haya acostumbrado. Con una sonrisa tímida, el joven estudiante de mecánica automotriz decide conversar con nosotros.

Hace un año que no puede trabajar más que en oficios eventuales. “A veces me paro y siento el pecho adormecido”, cuenta. Pero ya no puede esperar más, el próximo año volverá a clases presenciales y necesita que un taller mecánico lo contrate para hacer sus prácticas. Le preocupa también no tener dinero para mantener a su hija de seis años, a quien no pudo ver por casi un mes después del disparo que le perforó el pulmón izquierdo.

Luis Aguilar_Lima_Peru_021121_016.jpg
Cicatriz de la operación que le hicieron a Luis para remover la canica de vidrio de su pulmón izquierdo. Foto: Omar Lucas

Luego de la cirugía en la que pudieron retirarle una canica del pulmón, hubo días en que Luis no pudo hablar. Incluso el acto de respirar le resultaba difícil. Volver a su casa le dio tranquilidad, pero por semanas lo único que pudo hacer fue permanecer en cama. Para este joven de 27 años, acostumbrado a trabajar para mantenerse, ese descanso no fue sencillo. Hasta ahora, un año después, Luis casi no abandona el piso donde vive con su mamá y sus cuatro hermanos en el asentamiento humano de Bocanegra, en el Callao. Cuando sale es para visitar a su hija, buscar algún trabajo o ver a familiares. A veces vuelve a hacer el servicio de mototaxi, porque no le exige mucho esfuerzo físico.

Un tiempo después de que le dieran de alta, Luis le pidió a su mamá que lo acompañara al Centro de Lima. Quería volver a pisar el lugar donde le dispararon. Ahí se dio cuenta de que había una cámara que podría haber captado el ataque. Dieron aviso para que la Fiscalía pida la grabación, pero hasta ahora no sabe si consiguieron el video.

Contacto:

Suscríbete

Nuestros lectores son el corazón de este espacio. Únete para recibir los contenidos y conocer las distintas formas de cómo puedes integrarte a la comunidad de Salud con lupa.