Noticias

La odisea del primer día de vacunación masiva en El Salvador

El Ministerio de Salud asumió el reto de vacunar 10,000 personas al día en un solo lugar a partir del 13 de abril. La última etapa del Hospital El Salvador, que se construyó para atender exclusivamente pacientes covid, se entregó este lunes 12 de abril como un área transformada en Megacentro de Vacunación. En el primer día de citas, se registraron aglomeraciones que expusieron a la población vulnerable a riesgos y estrés.

Vacunación en El Salvador 1
Cientos de adultos mayores sufrieron una larga espera en los lugares destinados como estaciones para subir al transporte oficial que los trasladaría al Megacentro de Vacunación en el Hospital El Salvador. Foto: Cecibel Romero.

Yo tengo varias enfermedades, por eso estoy aquí. Yo todavía aguanto caminar, pero hay gentecita que anda con muletas, pies hinchados, andaderas y está asoleándose acá. Yo digo que a esta gente la deberían agarrar aparte y la llevaran adelante, que le pongan canopy o que vengan a repartir sombrillas con el nombre de Bukele”, dijo Sonia mientras se ajustaba un gorro en la cabeza. Era lo único que tenía en su bolso para protegerse algo del sol que amenazaba con deshidratarla. Al igual que ella, cientos de personas asistieron al parqueo de la octava etapa de Metrocentro, el centro comercial más antiguo de El Salvador, para seguir el proceso diseñado por el gobierno para recibir su vacuna contra la covid-19 en un lugar por estrenar. Ella no previó que debía llevar protección solar ni que estaría de pie por horas.

La confianza se la dio el mismo presidente Nayib Bukele, quien la noche del lunes 12 de abril transmitió una cadena nacional de radio y televisión para hacer dos anuncios. El primero es que la fase III del Hospital El Salvador que se habían pensado originalmente como un área para otras 1,000 camas de pacientes con Covid19, y que estaría finalizada en agosto pasado, es ahora un edificio lleno de cubículos, pantallas, sillas, escritorios y muchos banners azules que servirán para guiar a las 10,000 personas que asistirán diariamente a recibir su dosis de inmunización. Pero nadie podía llegar por su cuenta. Todos deberían buscar una estación cercana para abordar un transporte oficial. Y el segundo anuncio era que los mayores de 60 años también ya tienen derecho a la vacuna.

Según el gobierno, en las últimas semanas se han estado aplicando 20,000 dosis diarias de vacunas anticovid en todo el país, y con este Megacentro de Vacunación se alcanzará un total de 30,000 aplicaciones al día.

Algunos de los que llegaron a Metrocentro tenían la suerte de que habían sido acompañados por algún familiar joven que hacía la fila mientras los adultos mayores buscaban algún punto de sombra en las cercanías. La mayoría mostraba paciencia pero también un poco de decepción porque no entendían qué podría estar fallando. Los policías hacían su labor de ordenamiento de las filas pero no podían explicarles nada.

“Este presidente ha actuado bien respecto a la pandemia, pero los organizadores tienen que ayudarle, él no viene a ver esto porque no pueden andar en todo”, agregó Sonia. Siguió avanzando en la interminable fila que se movía pero que daba varias vueltas sobre el mismo parqueo ardiente hasta lograr bajar las gradas hacia el parqueo del sótano, donde había sombra pero menos ventilación e igual continuaba la espera en fila para abordar uno de los microbuses oficiales que los llevaría al Megacentro de Vacunación, a 5 kilómetros de Metrocentro. Su cita era a las 10:00 de la mañana y ella llegó a las 8:30 desde el municipio de Mejicanos. Sonia comentó que quiso cambiarse para un centro de vacunación cercano, pero el sistema no permitía ningún movimiento.

Desde el pasado 6 de abril, el gobierno habilitó la opción de utilizar el sitio web https://vacunacioncovid19.gob.sv/ para organizar las citas de los adultos mayores de 80 años. Cuando el ciudadano ingresaba su número de identificación (DUI), el sistema lo ubicaba en uno de los centros de vacunación habilitados cerca de su municipio, y daba la opción de cambiarlo a otro si por alguna razón no le convenía al paciente. El gobierno sostiene que tiene habilitados 162 puntos de vacunación, pero no es posible verificar este mapa, ya que el Ministerio de Salud (Minsal) declaró el Plan Nacional de Despliegue de Vacunación contra SARS-Cov-2 información reservada por un periodo de tres años.

El viernes 9, el sistema digital empezó a programar citas a personas mayores de 70 años y las mandaba al Megacentro de Vacunación Hospital El Salvador; ya no permitía hacer movimientos hacia otros hospitales, unidades de salud o escuelas que también han sido equipadas para tal fin.

Ese fue el caso de José Ramírez, quien acompañaba a su padre de 75 años, y dijo que no tuvo más opción que aceptar ese Megacentro de Vacunación. Su padre es sobreviviente de covid-19 y por eso está más consciente del riesgo de la enfermedad y sus secuelas. El padre estuvo ingresado 15 días, en julio de 2020, en el Seguro Social de San Miguel. José lamentó las escenas que vio de personas con cáncer esperando bajo el sol y también trataba de entender qué pudo haber fallado. Las indicaciones a seguir estaban claras: debían llegar a una de las estaciones de transporte ubicadas en cinco centros comerciales, media hora antes de la cita, para que se les conduzca en un transporte oficial hacia el Megacentro.

Según los comentarios que hizo el presidente en su cuenta de Twitter, no hubo fallas de logística. El problema es que mucha gente llegó de forma adelantada, sostuvo. Sin embargo, no se tiene información de cuántos microbuses estaban disponibles en cada centro, cuántas personas llevarían ni con qué frecuencia arribarían para garantizar que se movilice a las 10,000 personas que es la meta.

La contraorden

A las 10:00 de la mañana, un agente de la Policía comenzó a dar una contraorden: “las personas que pueden movilizarse por sus propios medios se pueden ir directamente y se les va a recibir”, repetía. Ya no era necesario arribar al Megacentro en uno de los microbuses contratados por el gobierno. “El presidente dijo anoche que carros particulares no pueden llegar”, le recordó uno de los usuarios al agente citando una de las frases pronunciadas por el presidente Bukele en la cadena nacional. “Ahorita se va a habilitar porque tenemos mucha afluencia”, le respondió el policía. Algunos se empezaron a mover; pero otros, aunque querían, no tenían cómo hacerlo.

Un poco antes de las 11:00 a.m., personal del Ministerio de Obras Públicas indicó al grupo que caminaran a las afueras de Metrocentro donde estaban varios buses de la ruta 30, que no tenían logos identificados como transporte oficial, esperando para llevarlos. José se subió con su padre a uno de ellos. Por su edad, las personas subían con dificultad ya que las unidades tienen gradas más altas. No se les proporcionó alcohol gel para desinfectarse, pero entre todos fueron solidarios y se repartieron un poco del líquido. Cuando el bus arribó al Megacentro el conductor y todos se preguntaban cuál de las dos entradas era la adecuada. Nadie sabía.

Esta decisión de última hora permitió que se disipara la aglomeración en Metrocentro y por eso a las 12:00 del mediodía, el presidente tuiteaba que el sótano que había sido un hervidero de personas estaba ya vacío, pero la afluencia se trasladó al parqueo techado del Megacentro de Vacunación.

Vacunación en El Salvador 4.jpg
A mediodía, el parque techado del Megacentro de Vacunación recibió una avalancha de pacientes que habían demorado en llegar y lograron hacerlo cuando se envió buses y se autorizó llegar en carros particulares. Foto: Cecibel Romero.

Al llegar al Megacentro, José Ramírez pudo ayudar a bajar del bus a su padre, a quien después de padecer la covid-19 se le incrementaron los problemas de Parkinson. Pero decenas de salvadoreños que llegaban en buses o en carros particulares no encontraban sillas de ruedas o personal que les asistiera para subir o bajar pequeñas gradas. Las medidas se iban adecuando en la medida que aparecían los problemas: después arribaron algunos soldados que comenzaron a ayudar en algunas tareas de movilización. Al mediodía, las instalaciones del Megacentro sufrían el efecto del arribo masivo a través de buses y de que se cambió la orden de dejar que llegara cada uno de los citados por sus propios medios.

Las personas que salían del área de vacunados comentaron que el proceso ya adentro era ágil, duraba una hora o un poco menos. En el caso de José Ramírez y su padre, el acceso a la vacuna les tomó media hora. Ambos abordaron un Uber para volver a casa, porque prefirieron no arriesgarse y subirse nuevamente a uno de los buses o microbuses oficiales que los devolvían al punto inicial: Metrocentro.

Según explicó el ministro de Salud, Francisco Alabí, en ese edificio hay 22 puntos de vacunación y cada uno cuenta con 5 personas, es decir, un total de 110 empleados.

El acceso desigual a las vacunas ha sido una de las discusiones del primer trimestre del año en todo el mundo. El Salvador dejó de estar a la espera desde el pasado 17 de febrero, cuando ingresaron las primeras 20,000 dosis de Covishield, la fórmula de Astrazeneca que produce el Instituto de la India. Este primer lote sirvió para que el personal de salud comenzara a recibir la dosis de protección. A mitad de marzo comenzaron a llegar las primeras donaciones de Astrazeneca y Pfizer a través del mecanismo Covax (85,080), pero el empuje más grande para la vacunación en El Salvador se dio el 28 de marzo, cuando arribó el cargamento de 1 millón de dosis de Coronavac que produce la empresa Sinovac en China. Los detalles de esta y todas las compras para inmunizar a 4.5 millones de salvadoreños se desconocen, ya que tienen una reserva de cinco años.

En medio del caos del primer día de vacunación masiva, el gobierno anunció que a finales del mes de abril llegará otro millón de vacunas de Sinovac, y que también duplicará el número de centros de transporte para que los seleccionados asistan siempre al Megacentro con el traslado gratuito de los carros oficiales. No se tiene claro cuándo llegan más vacunas de Astrazeneca para completar la segunda dosis del primer arribo, que según los médicos y enfermeras que la recibieron, les toca en la segunda quincena de mayo.

Algunos especialistas en epidemiología han manifestado su desacuerdo con esta estrategia de centralización que, según el gobierno, garantizará un ritmo de 30,000 vacunados cada día. “La estrategia fundamental, con respecto a la vacunación de un pueblo, siempre ha sido la descentralización. Llevar la vacuna al pueblo, no el pueblo a la vacuna”, expresó el doctor Roberto Vidrí.

La falta de transparencia no permite hacer análisis de qué población cubre cada uno de los centro de vacunación instalados, y cuántas vacunas se ponen diariamente en cada lugar. Además, tampoco ha existido una política de comunicación detallada de cuántos son los vacunados diarios, de qué edades, y en qué lugares exactamente se les brindó la dosis. Fue hasta la noche del lunes pasado que se incluyó en la página oficial covid19.gob.s.v datos totales de la población vacunada en los casi dos meses del inicio de la vacunación: 264,159 personas.

Contacto:

Suscríbete

Nuestros lectores son el corazón de este espacio. Únete para recibir los contenidos y conocer las distintas formas de cómo puedes integrarte a la comunidad de Salud con lupa.