Noticias

Las 40 renuncias tras las revelaciones del ‘Vacunagate’

Desde que se conociera que 466 personas se vacunaron a espaldas del ensayo clínico de Sinopharm se han producido doce renuncias en el Ministerio de Salud, ocho pases a retiro en la Cancillería, seis dimisiones en la Universidad Cayetano Heredia y la desintegración del Equipo Consultivo de Alto Nivel con catorce renuncias.

shutterstock_35894757823.jpg
Shutterstock

La primera fue Pilar Mazzetti, la ministra de Salud que habiéndose vacunado dijo que el capitán es el último en abandonar el banco. Se equivocó: fue la primera. Mazzetti presentó su renuncia el viernes 12 de febrero a la cartera de Salud, un día después de que el expresidente Martín Vizcarra confesó que había recibido dos dosis de la vacuna de Sinopharm y tres días antes de que el doctor Germán Málaga abriera una caja de pandora al presentar la lista de los vacunados en secreto al Instituto Nacional de Salud.

La renuncia de Mazzetti sería la primera de una docena al interior del Ministerio de Salud. Como consta en las resoluciones supremas publicadas por el boletín de normas legales de El Peruano le siguió Víctor Freddy Bocangel Puclla, de 46 años, y N° 39 de la lista de vacunados. Bocangel era viceministro de Prestaciones y Aseguramiento en Salud. Ocupaba el cargo desde el 19 de diciembre de 2019. Según el padrón, Bocangel recibió una sola dosis el 12 de septiembre.

El mismo martes 16 de febrero se publicó la dimisión de Luis Suárez Ognio al viceministerio de Salud Pública. Suárez Ognio, de 60 años, y N° 29 de la lista fue inoculado con tres dosis. Pero además gestionó la vacunación de su entorno más cercano: su esposa, la neuropediatra Inés Caro Kahn (N° 121), su hermana, María del Carmen Suárez Ognio (N° 122), y a su hija, Juliet Suárez Caro (N° 123). Su esposa, por cierto, figura como personal del Minsa.

El segundo hijo de Suárez-Ognio, Luis Suárez Caro, de 31 años, también recibió dosis. También fueron vacunados sus sobrinos, los hermanos María de Fátima (28) y Mario Acha Suárez (26).

Pero no sería hasta el viernes 19 de febrero que llegarían las renuncias masivas. Gladys Marina Ramírez Prada salió del despacho Viceministerial de Salud Pública. Ramírez Prada, de 59 años, es la N° 28 de la lista. Recibió su primera dosis el 12 de septiembre, y la segunda, el 3 de octubre. Como Suárez Ognio, le facilitó las vacunas a su entorno: a su padre, José Ángel Ramírez Pareja (94 años, N° 108), a su hermano mayor José Carlos Ramírez Prada (64 años, N° 226), a las hijas de su hermano mayor: Gabriela Ramírez Arredondo (24 años, N° 110), Diana Ramírez Arrredondo (27 años, N° 227); y su sobrina Mariella Ramírez Mérida (29 años, N° 109).

Aquel viernes también se hicieron efectivas las renuncias de Lucy Olivares Marcos (N°263) al despacho Ministerial. Olivares era miembro del Consejo Directivo del Seguro Social de Salud (EsSalud) y directora ejecutiva de la Secretaría de Coordinación del Consejo Nacional de Salud. Olivares era muy cercana a Mazzetti.

Mario Tavera Salazar (67 años, N°34) dimitió al despacho Viceministerial de Salud Pública. Tavera, quien es oficial de salud de UNICEF y consultor del Programa Mundial de Alimentos, fue designado como representante alterno de la Ministra de Salud ante la Comisión Multisectorial el 8 de enero de 2021.

La lista de renuncias en el Ministerio de Salud continúa con Víctor Raúl Cuba Oré (72 años, N°141) a la dirección general de la Oficina General de Cooperación Técnica Internacional; Máximo Espinoza Silva (59 años, N°27) al despacho viceministerial de Salud Pública como ejecutivo adjunto II; Aldo Lucchetti Rodríguez (54 años; N°35) a la dirección general de la Dirección General de Intervenciones Estratégicas en Salud Pública; Armando Calvo Quiroz (65 años, N°361) a la Dirección General de Personal de Salud como Ejecutivo Adjunto I. Calvo también ocupaba la presidencia del Comité de Innovación e Investigación del Colegio Médico del Perú. Salieron además de sus puestos María Melvy Ormaeche Macassi (69 años, N°21) al despacho Viceministerial de Salud Pública como Ejecutiva Adjunta I.

Este último domingo 21 de febrero se hizo efectiva la renuncia de Aida Cecilia Rosa Palacios Ramírez (59 años; N°58) a la dirección del Hospital Nacional Cayetano Heredia. Cargo que ocupaba desde el 1 de enero de 2021. Con ella son doce dimisiones las que se han registrado oficialmente en el Ministerio de Salud.

Puestos claves que evidentemente han necesitado de reemplazos inmediatos. Además de la designación de Óscar Ugarte como flamante Ministro de Salud, Percy Minaya León asumió como viceministro de Salud Pública; Bernardo Ostos Jara como viceministro de Prestaciones y Aseguramiento en Salud; Nelly Mosqueira Lovon como Ejecutiva Adjunta II del Despacho Viceministerial de Prestaciones y Aseguramiento en Salud; y Dalia Suárez Salazar como jefa de Gabinete de Despacho Ministerial, entre otras designaciones.

Los ocho funcionarios de la Cancillería

Al igual que Mazzetti, la primera en dimitir en la Cancillería fue su máxima autoridad: la ministra de Relaciones Exteriores, Esther Elizabeth Astete Rodríguez (68 años, N°363), dueña de una frase tristemente célebre: “No podía darme el lujo de caer enferma”. Su renuncia se hizo oficial el martes 16 de febrero.

Al día siguiente se publicaron las renuncias de dos de sus alfiles: Francisco Tenya Hasegawa (58 años, N° 379), entonces secretario general del Ministerio de Relaciones Exteriores; y Rafael Suárez Peña (55 años, N° 142), cónsul general del Perú en Vancouver, Canadá.

Ese mismo día, Allan Wagner Tizón, quien es el sucesor de Elizabeth Astete, solicitó la renuncia y el pase a retiro de los embajadores Jorge Arturo Jarama Alván (63 años, N°86) y Javier Martín Sánchez- Checa Salazar (55 años, N°192). Así como a los ministros Manuel Augusto González Chávez (56 años; N°284) y Jorge Efraín Lazo Escalante (55 años, N°318), y la servidora CAS Claudia Pamela Halabi Almeyda (47 años, N°316). Todos ellos serán sometidos a una investigación preliminar por la Oficina General de Recursos Humanos.

Hasta el momento se ha conocido únicamente el reemplazo de Francisco Tenya a la Secretaría General. Se trata del embajador Luis Alberto Castro Joo.

Cayetano Heredia: una universidad golpeada por el desprestigio

La Universidad Cayetano Heredia, quien hasta ahora no responde por el segundo voluntario fallecido del ensayo clínico fase III de Sinopharm, ha emitido una serie de comunicados para dar cuenta de las renuncias de sus altos funcionarios. Como correspondía, el primero en ser sancionado fue el doctor Germán Málaga (54 años, N°17), investigador principal a cargo del estudio, quien fue suspendido el miércoles 17 de febrero.

La onda expansiva del ‘Vacunagate’ trajo como consecuencias las destituciones del rector Luis Varela Pinedo (62 años, N°351), el vicerrector académico, José Espinoza Babilon (61 años, N°352), el vicerrector de Investigación, Alejandro Bussalleu (70 años, N°350), y el investigador y mano derecha de Málaga, Hugo García Lescano (57 años, N°2). El último en ser removido de su cargo, al menos oficialmente, ha sido el doctor Juan Manuel Miyahira Arakaki (64 años, N°359).

La destrucción del Equipo Consultivo de Alto Nivel

A raíz de la epidemia del nuevo coronavirus se juntó a un grupo de especialistas para que brindaran asesoría directa al Gobierno. La idea era tomar las mejores decisiones. Pasó con todos los ministros de salud que desfilaron en el último año. Ese Equipo Consultivo de Alto Nivel ya no existe.

Antes de que Salud con Lupa revelara los nexos de la abogada Roxana Lescano y cómo benefició a su hermano, Andrés Guillermo Lescano Guevara (53 años, N°188) y a su esposa, Kelika Anne Konda (42 años, N°301), con dosis irregulares de la vacuna de Sinopharm, el lunes 15 de febrero todo el Equipo renunció en conjunto. Los catorce expertos.

Manuel Quimper (coordinador), Miryam Strui (co-secretaria técnica), Roxana Lescano (co-secretaria técnica), María del Pilar Collantes, Edwin Vásquez, Eduardo Gotuzzo, Carlos Almonacid, Duilio Fuentes, Daniel M. Torres, María A. Van der Linde, Jorge Bracamonte, Virginia Garaycochea, Eugenio Villar y Luis Quiroz.

Roxana Lescano formaba parte de la Secretaría Técnica del Comité de Ética que revisaba todos los ensayos clínicos sobre Covid-19 en el país. El último sábado 20 de febrero presentó su carta de renuncia, luego de que hicimos público que sus familiares se vacunaron en secreto.

San Marcos pide la salida de sus autoridades

La comunidad universitaria no ha sido ajena al ‘Vacunagate’. Menos aún tratándose de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, que participó como contraparte del ensayo clínico fase III de Sinopharm. En los últimos días se han realizado diversos plantones y manifestaciones para exigir la renuncia del rector Orestes Cachay y el vicerrector, Felipe San Martín, las cabezas más visibles de un escándalo de dimensiones mayúsculas que han enlodado incluso a la Decana de América.

Hoy por la mañana el doctor Eduardo Ticona, investigador principal del proyecto, se pronunció a través de las redes sociales de la universidad. “Como estamos en pandemia nuestra normativa no ha estado a la altura de la situación”, se excusó respecto a la vacunación del rector Cachay.

De momento el Consejo Universitario de San Marcos ha acordado convocar a una Asamblea Universitaria para decidir la responsabilidad y la sanción de estas autoridades vacunadas de manera irregular. Solo están a la espera del primer informe del doctor Fernando Carbone, quien preside la comisión del Ministerio de Salud que investiga el caso.

Contacto:

Suscríbete

Nuestros lectores son el corazón de este espacio. Únete para recibir los contenidos y conocer las distintas formas de cómo puedes integrarte a la comunidad de Salud con lupa.