Perú es el tercer país de la región que acuerda con Rusia producir la vacuna Sputnik V

Noticias

Perú es el tercer país de la región que acuerda con Rusia producir la vacuna Sputnik V

El Ministerio de Salud proyecta que la instalación de una planta de producción de la vacuna rusa contra el coronavirus será en 2023. Argentina y Brasil ya empezaron a producir sus primeros lotes.

f6a6b21d0016e60d9dc6c8a33955eb9aea75be82w.jpg
Una muestra de la vacuna Sputnik V que se usa en 70 países del mundo. EFE

El Gobierno espera tener instalada en 2023 una planta de producción de la vacuna Sputnik V, para lo cual inició a fines de agosto pasado negociaciones con el Gobierno de Rusia, según ha informado este martes el ministro de Salud, Hernando Cevallos.

Luego de que el presidente de la República, Pedro Castillo, anunciara el lunes que "se ha coordinado" la instalación de la planta de producción de la vacuna rusa contra la covid-19, Cevallos precisó que las conversaciones sobre este tema comenzaron el pasado 31 de agosto ante una iniciativa de las autoridades rusas.

"No queremos avanzar generando una expectativa a corto plazo porque esto es un proceso primero comercial y luego de implementación de una planta de producción, y no podríamos definir un plazo. Entendemos que sería de todas maneras para el año 2023", remarcó.

Cevallos ya ha ratificado de manera oficial la decisión del Gobierno peruano de iniciar las negociaciones y encargarse de la instalación del laboratorio, en el que se trabajará junto con expertos rusos para empezar a producir la vacuna, tras "definir los aspectos comerciales" del proceso.

Sin embargo, el exviceministro de Salud Percy Minaya comentó en la emisora RPP que la planta de producción de la vacuna solo podría estar terminada en un promedio de 4 a 5 años. "Hay que hacer varias modificaciones a la ley de vacunas, aspectos relacionados a decretos de interés público y tener una ley que privilegie la construcción de plantas, porque hay que hacer una inversión también", detalló.

Una estrategia regional

Perú no es el único país en esta parte del continente que ha llegado a un acuerdo para producir la vacuna Sputnik V, que ha sido aprobada en 70 países del mundo, y según los estudios, tiene una eficacia del 97,6%.

Argentina comenzó en agosto la distribución del primer lote de 1,14 millones de vacunas Sputnik V contra el coronavirus elaboradas en sus laboratorios con componentes provistos por el Instituto Gamaleya de Rusia.

El 4 de junio pasado, se había anunciado el inicio de la producción de la Sputnik V en Laboratorios Richmond, una empresa farmacéutica privada de Argentina, a partir del principio activo enviado desde Moscú. Dos meses después, se aprobó el primer lote tras un exitoso control de calidad.

La Sputnik V fue la primera vacuna en llegar a Argentina, en diciembre de 2020, pero ocho meses después se registraron demoras en la entrega de las segundas dosis.

En Brasil, la farmacéutica União Química informó en mayo la producción de la primera partida de la vacuna rusa Sputnik V. “Después de superar el procedimiento de control de calidad, la vacuna producida por União Química será exportada a otros países de América Latina para la lucha contra el coronavirus”, señaló el comunicado en aquel entonces del Fondo de Inversión Directa de Rusia (FIDR).

En su momento, el FIDR transfirió a União Química la tecnología necesaria para poner en marcha la producción, además de documentación científica y biomateriales.

A principios de enero, el presidente de la farmacéutica, Fernando de Castro Marques, viajó a Rusia para visitar los centros de producción de Sputnik V.

En junio, Brasil aprobó finalmente la importación y el uso de la vacuna Sputnik V. Dos meses antes, la Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria de Brasil (ANVISA) rechazó las solicitudes hechas por diez estados para importar la Sputnik V por fallas técnicas, falta de datos, entre otros factores.

Mientras que Ecuador y Rusia informaron en agosto que analizaban establecer en conjunto una fábrica de la vacuna Sputnik V, desarrollada por Moscú para combatir la covid-19, tras una conversación telefónica entre los mandatarios Guillermo Lasso y Vladimir Putin.

“En la cita telefónica (...) se creó una hoja de ruta en beneficio de ambos países, que incluye el mutuo interés de establecer una planta de fabricación de la vacuna Sputnik V y Sputnik Light”, de dos y una dosis respectivamente, señaló la cartera en un boletín de prensa.


Con información de AFP y EFE

Contacto:

Suscríbete

Nuestros lectores son el corazón de este espacio. Únete para recibir los contenidos y conocer las distintas formas de cómo puedes integrarte a la comunidad de Salud con lupa.