Noticias

Túneles desinfectantes: 27 municipios gastaron en equipos ineficaces y riesgosos

La Contraloría detectó que 27 municipalidades del Perú gastaron en túneles desinfectantes para instalarlos en la entrada de mercados pese a que el Ministerio de Salud advirtió que no son útiles y pueden irritar la piel y los ojos de las personas. Hay medidas más eficaces como los paños húmedos con lejía en tinas o canaletas en el ingreso de lugares públicos para desinfectar las suelas de los zapatos y los lavaderos de manos.

93518043_1838010779667406_5980599551449366528_n.jpg
Los túneles desinfectantes podrían generar riesgo en la salud de las personas expuestas a sus químicos. Foto: Municipalidad de La Molina

En varias regiones del Perú se han instalado cámaras o túneles desinfectantes en la entrada de los mercados y bancos como una forma de prevenir la propagación del nuevo coronavirus. Sin embargo, a mediados de abril, el Ministerio de Salud indicó que no hay evidencia de que sirvan como una medida preventiva. Son en realidad un problema porque "las sustancias químicas que expulsan ponen en peligro la salud de las personas al entrar en contacto con la piel o los ojos".

Pese a esta advertencia, la Contraloría detectó que 27 municipalidades provinciales y distritales de 17 regiones del país han invertido o proyectan destinar fondos públicos para la instalación de túneles desinfectantes. El costo de estas cámaras fluctúa entre los 1.000 y 3.000 dólares por unidad. Los túneles de ozono son los más costosos del mercado.

La Municipalidad de La Molina fue una de las primeras en instalar una cámara de ozono en la entrada de los supermercados, mercados, farmacias y bancos del distrito. Sus autoridades ignoraron las recomendaciones del Ministerio de Salud y expertos que ya habían desincentivado su uso. La Organización Panamericana de la Salud (OMS) ha recomendado que se evite la exposición en cámaras de ozono debido a que pueden causar irritación e intoxicación.

La Contraloría ya envió un informe a cada municipio provincial y distrital que adquirió o pretende implementar los túneles desinfectantes para que -en un plazo de cinco días hábiles- revierta estas acciones. Se sabe que la Municipalidad Metropolitana de Lima, los concejos provinciales de Piura, Cajamarca, Lambayeque, Tacna, Puno, Huamanga y Pacasmayo fueron notificadas.

La mayoría de concejos compró túneles entre el 9 y el 22 de abril. Según la Contraloría, las municipalidades que compraron cámaras de desinfección pertenecen a las regiones de Lima, La Libertad, Lambayeque, Áncash, Cajamarca, Cusco, Junín, Apurímac, Ayacucho, Amazonas, Tacna, Pasco, San Martín, Piura, Huánuco, Loreto y Puno.

El 29 de abril pasado, la OPS reiteró que los túneles, cabinas y otras estructuras similares que expulsan productos de desinfección no son efectivos para evitar que las personas se contagien de COVID-19. Su inutilidad se debe a que el rociado de estos productos solo cubre las superficies expuestas. Mientras que la desinfección con radiación solo actúa sobre la superficie que se encuentra en línea directa de visión y las zonas fuera de ese campo o cubiertas de polvo no se desinfectarán. 

"Los productos químicos y radiación ultravioleta utilizados en estas cámaras pueden causar irritación en la piel, ojos, mucosas, sistema digestivo y vías respiratorias, según el tipo de sustancia utilizada, concentración y tiempo de exposición", explica el biólogo Elmer Quichiz, director ejecutivo, de la Dirección General de Salud Ambiental.

El especialista indica que toda desinfección para evitar el contagio de COVID-10 debe realizarse sobre superficie inerte (mesas, pisos, estantes, autos) y no sobre la persona, ya que para esto existen productos de aseo o antisépticos con el respectivo registro sanitario. Asimismo, Quichiz precisa que las únicas sustancias para la eliminación del coronavirus son el hipoclorito de sodio, el alcohol etílico y el agua oxigenada, en concentraciones determinadas.

"Si estos túneles rocían alcohol, puede resultar irritante para la persona; si expulsan lejía, entonces tendría un efecto corrosivo y en caso de que expidan amonio cuaternario, que es un componente químico de uso hospitalario, podrían dañar la piel o los ojos. Además, el sistema aspersor de varios de estos túneles puede favorecer la diseminación de agentes infecciosos", apunta.

El Ministerio de Salud recomienda que lo más adecuado es el constante lavado de manos y la limpieza del calzado. "Si se quiere apoyar en la desinfección en lugares públicos, lo mejor es empezar por los zapatos. Se pueden colocar paños húmedos con lejía o soluciones con hipoclorito en tinas o canaletas en el ingreso de los mercados, de manera que las personas ingresen sin el virus en las suelas de sus zapatos", sugiere Quichiz. Otra medida más adecuada que los túneles son los lavaderos públicos y gel de manos a disposición del público.

Autores:

Suscríbete

Nuestros lectores son el corazón de este espacio. Únete para recibir los contenidos y conocer las distintas formas de cómo puedes integrarte a la comunidad de Salud con lupa.