Noticias

EsSalud compra insumos de dudosa calidad para proteger a su personal

EsSalud invirtió más de 6 millones de soles en productos de aseo y limpieza para su personal. Sin embargo, sus contrataciones presentan irregularidades: compraron alcohol en gel sin el registro sanitario que no garantiza protección a sus doctores y destinaron recursos a empresas con antecedentes poco fiables.

Alcohol en gel.jpg
EsSalud le compró a la empresa Roker Perú un alcohol en gel sin registro sanitario y sin la concentración adecuada de etanol para que el producto sea efectivo. Salud con lupa

A inicios de este año, las necesidades y urgencias del mundo cambiaron. Con un virus letal y contagioso circulando a nuestro alrededor, las mascarillas, químicos de fumigación, lejía y alcohol en gel han disparado sus ventas. Lo comprobamos a nivel individual cada vez que vamos al supermercado: hay una cantidad límite para comprar algunos de estos productos. Este nuevo hábito de consumo también se replica en las adquisiciones de nuestro país. Desde que empezó el estado de emergencia y hasta el 22 de mayo, las compras del Estado registradas ante el Organismo Supervisor de las Contrataciones (OSCE) bajo los rubros de “Limpieza y Fumigación” y “Productos de Aseo y Limpieza”, superan los 77 millones de soles. Un monto que podría ser sinónimo de protección frente a la pandemia, pero que lamentablemente trae consigo rastros de corrupción: el Perú ha comprado insumos sin permisos sanitarios, adulterados o sobrevalorados. Como señaló hace unos días el Coordinador de las Fiscalías Anticorrupción, Omar Tello, en estos casos no solo está en juego el dinero del Estado sino sobre todo la salud de las personas.

Sin la protección necesaria

Según las cifras del Colegio Médico del Perú, en el transcurso de la pandemia más de 1.300 doctores se han contagiado de COVID-19 y un total de 43 han muerto. Sin embargo, el nuevo coronavirus no sería el único causante de estas terribles cifras. En plantones y en las noticias, cientos de médicos han denunciado las condiciones sumamente riesgosas en las que trabajan. A algunos les entregan una mascarilla a la semana, tienen que comprar sus propios lentes protectores por Internet e, incluso, un centro de salud de San Juan de Lurigancho empezó su lucha contra el coronavirus sin papel toalla ni alcohol en gel.

Este último producto es uno de los más requeridos actualmente. La limpieza de manos con alcohol en gel contribuye a desactivar el virus y reduce el riesgo de contagio. Además, en la prisa con la que trabajan hoy los doctores, el uso constante del alcohol en gel también les ahorra tiempo. Si bien no elimina al nuevo coronavirus, puede reducir microorganismos del medio ambiente y superficies hasta que el médico pueda lavarse las manos como corresponde. Sin embargo, no cualquier alcohol en gel logra este objetivo. Se requiere un producto que tenga una concentración de etanol, la única base alcohólica aprobada para usar sobre la piel humana, de más de 70%. Cuando tiene una concentración menor no sirve porque tarda mucho en hacer efecto, señala la Dirección General de Medicamentos, Insumos y Drogas (Digemid) del Ministerio de Salud.

El Seguro Social de Salud (EsSalud) es la segunda entidad que más ha invertido en productos o servicios de limpieza durante esta emergencia sanitaria. Entre marzo y mayo, ha informado a OSCE contrataciones que superan los 6 millones y medio de soles. Y justamente una de esas compras ha sido para tener alcohol en gel en todos sus hospitales a nivel nacional.

El 30 de abril, EsSalud realizó un proceso de emergencia para adquirir “dispositivos médicos para los establecimientos de salud” a su cargo durante los próximos 3 meses. Uno de los productos requeridos era “alcohol con emoliente para antisépsia de manos”.

El proceso de compra duró poco más de 1 hora. A las 9:12 de la noche se inició la convocatoria. De acuerdo al registro de EsSalud, la empresa Roker Perú presentó su propuesta pasadas las 10:30, fue la única que ofrecía vender el alcohol con emoliente requerido. Quince minutos después ya tenía el contrato por casi 2 millones de soles. La emergencia reduce los procesos, pero ¿qué verificación o control de calidad pudo realizar el Estado en esos pocos minutos?

Casi nada. EsSalud le entregó a Roker Perú el contrato más alto de los 6 que informó al Órgano Supervisor de las Contrataciones del Estado hasta el 22 de mayo sin verificar que el alcohol que estaba comprando no tenía un registro sanitario emitido por la Digemid ni como dispositivo médico ni como producto farmacéutico; sino que sólo contaba con una notificación sanitaria para productos cosméticos.

Si bien, ambas certificaciones son permisos para comercializar y distribuir productos, existe una gran diferencia entre las exigencias para obtenerlas. Para la comercialización de productos farmacéuticos y dispositivos médicos es necesario un registro sanitario. Como estos productos son considerados de mayor riesgo, la Digemid está obligada a realizar una evaluación exhaustiva previa del producto que certifique su seguridad para la salud de las personas. Por eso, tarda algunas meses en darse la aprobación. Mientras que para obtener una Notificación Sanitaria Obligatoria, los productos cosméticos no requieren de ningún análisis por parte del Estado y bastará con verificar que los documentos entregados por la empresa en cuestión cumplan con todos los requisitos exigidos por la ley.

En el Perú, un alcohol en gel está calificado como un producto galénico y debe contar con un registro sanitario emitido por la Digemid. Por eso, este era uno de los requisitos para obtener el contrato, según las bases administrativas publicadas. En el artículo 4.2 de este documento se detalla que “no se aceptarán dispositivos sin registro sanitario o cuyo resgitro esté suspendido o cancelado”.

EsSalud tampoco verificó que, por esta misma razón, ya había desestimado la compra del alcohol con emoliente de Roker Perú en junio de 2019. Una decisión que había sido confirmada por el Tribunal de Contrataciones del OSCE después de la apelación de la empresa. En este documento de agosto del año pasado, EsSalud señala al Tribunal que el producto de la empresa Roker no cuenta con el grado de base alcohólica requerida de 70% debido precisamente a que solo es un producto cosmético. Comprar un producto que anteriormente se ha descartado por ineficaz es ahora, en medio de la pandemia, una decisión sumamente riesgosa.

Salud con Lupa solicitó a EsSalud su versión con relación a este cambio de criterio y el proceso de contratación del 30 de abril, pero hasta el cierre de esta nota la entidad no respondió.

Mientras que Alberto Vega, representante de ventas de Roker Perú, confirmó a nuestro portal que el producto vendido a EsSalud está autorizado sólo como producto cosmético y no posee un registro sanitario de Digemid. Lo atribuyó a “una diferencia formal”; aunque reconoció que para obtener el registro sanitario como dispositivo médico tendría que “crear un nuevo nombre, un nuevo producto, una nueva especificación técnica y todo”.

La empresa ignora lo que detalla la Digemid en las indicaciones a los fabricantes: la diferencia no es meramente formal. Mientras un dispositivo médico se usa, entre otras cosas, para prevenir enfermedades; un producto cosmético sirve para limpiar o perfumar el cuerpo. Estas omisiones pueden poner en riesgo la salud del personal hospitalario.

Roker Perú indicó que ahora sus productos están “estacionados” porque no cuenta con el “análisis de metales” requerido para recibirlos en los almacenes de EsSalud.

Sin tiempo que perder

La calidad de los insumos comprados es fundamental; pero, otro elemento clave es garantizar los implementos a tiempo; especialmente, cuando se enfrenta a un virus que avanza rápidamente. Sin embargo, EsSalud también habría omitido verificar los antecedentes de cumplimiento de los demás postores seleccionados junto con Roker Perú el 30 de abril.

Esa noche, EsSalud también compró guantes, mascarillas, gorros para enfermeras y lentes protectores a, por lo menos 2 empresas con antecedentes muy recientes de no cumplir con las fechas de entrega.

Ese es el caso de Laboratorios Americanos, que le vendió 64 mil guantes quirúrgicos por más de 51 mil soles a EsSalud en ese proceso, pese a que es la empresa que más veces no ha entregado los productos a tiempo. En los últimos 7 años, por lo menos, fueron 17 veces en que entidades como el Hospital de Ate o el Centro Nacional de Abastecimiento de Recursos Estratégicos en Salud (CENARES), entre otros, no contaron con los implementos en las fechas necesarias.

No es la única. Nipro Medical Corporation sucursal del Perú deberá entregar a EsSalud dos tipos de guantes por más de 1 millón de soles. El año pasado, la también proveedora de pruebas rápidas para COVID-19, demoró 2 veces la entrega de los dispositivos médicos comprados por el Hospital de Ate Vitarte.

En tiempos de emergencia, las compras deficientes juegan a favor de la COVID-19; y el Estado debe garantizar la mayor rigurosidad especialmente al adquirir productos para proteger la salud del personal que está en la primera línea de batalla.

Autores:

Gabriela Flores.jpg

Gabriela Flores

Suscríbete

Nuestros lectores son el corazón de este espacio. Únete para recibir los contenidos y conocer las distintas formas de cómo puedes integrarte a la comunidad de Salud con lupa.