El tecnopor sigue en el mercado pese a que la ley lo prohíbe

Noticias

El tecnopor sigue en el mercado pese a que la ley lo prohíbe

Aunque hace más de un mes entró en vigencia la prohibición del uso de envases de tecnopor para alimentos y bebidas, en algunos centros comerciales y páginas de Internet aún se oferta este material. Pamolsa, una de las empresas líderes de esta industria, importó en diciembre sesenta mil kilogramos de tecnopor desde Canadá.

portadatecnopor
La Asociación Peruana de Distribuidores y Comercializadores de Plástico indica que los comerciantes de tecnopor aún le quedan 600 millones de unidades de este material en stock, por lo que sus reservas se agotarían todavía en junio del 2022. Andina

Hace más de un mes quedó prohibido el uso, la fabricación y comercialización de envases de tecnopor para alimentos y bebidas en todo el Perú. Esa medida fue anunciada con tres años de anticipación: la Ley 30884, que regula el plástico de un solo uso y los recipientes o envases descartables, promulgada en diciembre del 2018, dispuso ese plazo a fin de que las empresas y comerciantes no se vieran afectados. Pese a ello, en los mercados, en las compras por delivery, en los centros comerciales y en el comercio electrónico aún encontramos este material.

El tecnopor —llamado técnicamente poliestireno expandido— es un derivado del petróleo, como todos los plásticos, que puede tardar hasta quinientos años en degradarse. Como su reciclaje es complicado y costoso, el tecnopor termina en botaderos de basura y también en los mares. Representa un grave peligro para las especies marinas, que pueden confundir este material con su alimento y sufrir daños, y para nosotros, que luego consumimos estas especies contaminadas. Por eso, en 99 ciudades del mundo, su uso ya estaba prohibido.

En nuestro país, sin embargo, algunas empresas y comerciantes se resisten a dejar de usarlo. Solo un par de días después de entrar en vigencia la norma, Wilver Torres, vocero de la Asociación Peruana de Distribuidores y Comercializadores de Plástico, dijo que a los comerciantes de tecnopor aún le quedan 600 millones de unidades de este material en stock. Torres explicó al portal Perú Retail que la demanda mensual es de aproximadamente cien millones de unidades, por lo que las reservas se agotarían todavía dentro de seis meses; es decir, en junio del 2022.

tecnopor4
Las distribuidoras más grandes de estos productos en el Perú no han retirado la oferta de envases de tecnopor.

Probablemente por eso seguimos viendo este material en nuestro día a día. Algunas bodegas y tiendas han empezado a cobrar cincuenta céntimos extra por ofrecer el alimento o la bebida en un envase de tecnopor. “Solo estoy acabando estos últimos envases que tengo, pero ya voy a comprar los biodegradables“, nos contó un vendedor de postres del distrito de San Martín de Porres.

Las distribuidoras más grandes de estos productos tampoco han retirado de sus sitios web la oferta de envases de tecnopor. Por ejemplo, MC Descartables, que se autodefine como el mayor distribuidor de descartables en Perú, ofrece los vasos de diez onzas Termix, de tecnopor, de la empresa Peruana de Moldeados (Pamolsa) SAC.

Salud con Lupa se comunicó a los teléfonos que aparecen en su página web, pero no se nos respondió si aún seguían comercializando el producto. El 6 de enero, sin embargo, la empresa publicitaba en su página de Facebook su último stock de contenedores de tecnopor.

Otras empresas distribuidoras como Líder, MoniPlast y SaraDey también muestran estos productos en sus sitios web. Sin embargo, al consultarles, vía WhatsApp, nos dijeron que ya no están ofreciéndolos.

La reconocida tienda Tai Loy también tiene entre sus productos los vasos descartables térmicos Termix, de tecnopor.

female-hand-holds-disposable-food-container-gray-box-of-polystyrene-on-white-background
En los servicios de delivery se sigue entregando envases de polietileno expandido.

En Arequipa, un informe del diario “La República” dio a conocer que a mediados de enero aún se podía observar la comercialización de tapers, platos y vasos de tecnopor en los principales mercados de los distritos del Cercado y José Luis Bustamante. En la nota se afirma que la demanda de este producto sigue siendo alta en la mencionada región. “En menos de media hora, por lo menos, unos 200 tapers fueron vendidos”, indica la publicación.

De acuerdo con el reglamento de la ley 30884, que fue aprobado en el 2019, un establecimiento que comercializa o entrega recipientes o envases de tecnopor para alimentos y bebidas de consumo humano comete una falta muy grave que deberá ser sancionada hasta con ocho unidades impositivas tributarias (UIT); es decir, más de 36 mil soles.

El abogado y docente de la Universidad Católica de Santa María, Neil Tejada, indica que el impacto de la ley no está siendo el previsto porque no se ha informado bien a las personas sobre los peligros del tecnopor y no se está fiscalizando de manera correcta. “Lo que se debe hacer es atacar el tema de la producción, es decir, a las empresas grandes que fabrican el tecnopor”, recomienda.

tecnopor-tienda
Los establecimientos que comercialicen o entreguen envases de tecnopor deben ser sancionados con una multa de hasta 8 UIT. La República

¿Quién debería fiscalizar el cumplimiento de la ley? De acuerdo a la norma, el Ministerio del Ambiente (Minam), a través del Organismo de Evaluación y Fiscalización Ambiental (OEFA), es el principal responsable de la supervisión, fiscalización y sanción del cumplimiento de las obligaciones ambientales. Los gobiernos regionales y gobiernos locales ejercen estas mismas funciones en los establecimientos y áreas que se encuentren bajo su jurisdicción. Hasta el cierre de esta nota, el Minam ni el OEFA respondieron a nuestras solicitudes de entrevistas.

Por su parte, al Instituto Nacional de Defensa de la Competencia y de la Protección de la Propiedad Intelectual (Indecopi) le toca vigilar “que la información en los mercados sea correcta”. En otras palabras, evitar que nos den gato por liebre.

Una importación innecesaria

Salud con Lupa comprobó que Peruana de Moldeados (Pamolsa) SAC, una de las empresas líderes de la industria del tecnopor en el país, ha seguido importando este material hasta diciembre del año pasado. La última vez que lo hizo fue el 27 de diciembre, una semana después de haber entrado en vigencia la prohibición definitiva. Ese día importó 20 mil kilogramos de tecnopor desde Canadá, según se registra en el sistema de búsquedas Data Sur. En todo ese mes, la empresa adquirió 60 mil kilogramos de tecnopor.

Si Pamolsa sabía con tres años de anticipación que ya no podría usar envases de tecnopor a partir de diciembre del 2021, ¿por qué siguió comprando este insumo? Intentamos comunicarnos con la empresa, pero nadie nos respondió en el número de teléfono que figura en su página web. A través del WhatsApp solo nos atendió un bot.

En la página web de Pamolsa, sin embargo, se encuentra un comunicado donde aseguran que, si bien respetan la Ley 30884, no podrán adecuarse del todo a la norma. “A pesar del arduo trabajo realizado, en la fecha indicada no podrá suplirse la totalidad de la producción de envases de tecnopor con productos alternativos a raíz de las complicaciones logísticas que enfrenta el mundo actualmente”, se lee.

Pamolsa argumenta que los proveedores de la maquinaria especializada, con la que fabricarían otro tipo de material, postergaron las fechas de envío debido a la pandemia de la covid-19 y a la limitaciones en el transporte marítimo desde Asia. También dice que hay una escasez internacional del cartón, un reemplazo para el tecnopor, por lo que les han cancelado las órdenes de compra ya pactadas. “No habrá capacidad para sustituir los productos de poliestireno expandido (tecnopor) que se estaría prohibiendo en la ley”, confirma la empresa.

En la Ley 30884, sin embargo, no se contemplan excepciones porque precisamente concedió un plazo de tres años para que los negocios y comerciantes se adecúen progresivamente y reemplacen el tecnopor por otros materiales.

Eduardo del Campo, miembro del Consejo Directivo de la Sociedad Nacional de Industrias (SNI), aseguró al portal Perú Retail que las máquinas que fabricarán los sustitutos del envase de tecnopor estarían llegando recién a mediados del 2022. Hasta diciembre, solo llegó al país una máquina, de las 25 que se habían solicitado.

Estos hechos reflejan que las empresas que fabricaban y comercializaban tecnopor en el Perú no se prepararon para cumplir con el plazo que la ley exigía. Tal vez por eso, dos meses antes de que se venciera el plazo, el legislador fujimorista Jorge Morante presentó un proyecto de ley para aplazar dos años esta prohibición.

El apoyo del fujimorismo a los empresarios del tecnopor tiene una larga historia. En octubre del año pasado, Salud con Lupa advirtió que Ricardo Antonio Echegaray Llerena, quien ocupa la gerencia general de Pamolsa desde el 2017, aportó en el año 2011 más de 15 mil soles al partido Fuerza Popular, en ese entonces llamado Fuerza 2011. Echegaray Llerena también figura en la página de la Sociedad Nacional de Industrias como el director del Comité de Plásticos, para el periodo 2021-2023.

tecnopor2
El tecnopor —llamado técnicamente poliestireno expandido— es un derivado del petróleo, como todos los plásticos, que puede tardar hasta quinientos años en degradarse.

Echegaray no fue el único aportante a la campaña fujimorista en el 2011 que está vinculado con la industria del tecnopor en Perú. Javier Antonio Vallejos Miranda, quien figura como uno de los apoderados de Pamolsa, entregó 15 047 soles el 17 de mayo de aquel año. Por estos aportes, Echegaray y Vallejos fueron citados por la Fiscalía para rendir sus testimonios a fines del 2018 como parte de la investigación por lavado de activos que se sigue en contra de Fuerza Popular.

Pamolsa SAC es una empresa peruana, del grupo Carvajal Empaques, con más de 28 años de actividades. Entre sus marcas figuran Fiesta, Termix y Vaso TK, muy populares en bodegas, mercados y supermercados del país.

A través de Data Sur, Salud con Lupa también comprobó que esta empresa ha continuado exportando vasos y bandejas de tecnopor en enero de este año a Ecuador y Chile.

La amenaza invisible

En el artículo “El tecnopor: la amenaza invisible”, la bióloga Amalia Delgado, del Centro para la Sostenibilidad Ambiental de la Universidad Peruana Cayetano Heredia, alerta que algunos estudios relacionan el tecnopor que entra en contacto con los alimentos con el riesgo de cáncer. En la fabricación del tecnopor se usa poliestireno, un derivado del estireno que figura en la lista de posibles agentes cancerígenos, según la Agencia Internacional de Investigación de Cáncer (IARC). El Ministerio del Ambiente también ha explicado que este riesgo aumenta cuando las personas calientan la comida en el microondas dentro del recipiente.

Una de las razones por las que algunos se oponen a la prohibición del tecnopor es que los materiales alternativos resultan más caros, lo que podría afectar su economía. Sin embargo, el Ministerio del Ambiente recuerda que, a largo plazo, los costos sociales de la degradación ambiental causada por la basura plástica, incluyendo el tecnopor, agravarán la pobreza de las personas. Esta contaminación afecta la salud y deteriora los ecosistemas que nos proveen alimentación saludable, agua segura, recreación y otros bienes.

Entre las alternativas al tecnopor que podrían evitar el riesgo a la salud pública se encuentran los envases hechos de bambú, caña de azúcar, fécula de maíz o cartón. Los consumidores también podemos llevar nuestros propios recipientes al comprar comida para llevar en algún restaurante.

Suscríbete

Nuestros lectores son el corazón de este espacio. Únete para recibir los contenidos y conocer las distintas formas de cómo puedes integrarte a la comunidad de Salud con lupa.