Sinopharm: la vacuna que un sector sigue descalificando a pesar de la evidencia

Noticias

Sinopharm: la vacuna que un sector sigue descalificando a pesar de la evidencia

SAGE, el grupo de expertos de la OMS, publicó su informe completo sobre la vacuna de Sinopharm. La eficacia con una dosis es de 65,45% mientras que con dos dosis crece a 78,89%. En casos graves es de 100%. ¿Funciona en adultos mayores? La data reunida es aún insuficiente para ser concluyentes, pero no significa que no lo sea.

vacuna Sinopharm.jpg
Casi cincuenta países han autorizado el uso de la vacuna de Sinopharm. EFE

Autorizada en 45 países, con 65 millones de dosis repartidas en el mundo, la vacuna china de Sinopharm ha estado bajo la lupa de la Organización Mundial de la Salud (OMS) a través de su Grupo Asesor Estratégico de Expertos (SAGE por sus siglas en inglés) en las últimas semanas. Luego de una entrega preliminar, hoy se publicó el informe completo donde en base a evidencia se han establecido conclusiones que permiten confiar en su seguridad y eficacia contra la covid-19.

En febrero de 2021, el destape del Vacunagate, la vacunación secreta de cientos de funcionarios públicos y personajes poderosos por fuera del ensayo clínico fase III a cargo de la Universidad Peruana Cayetano Heredia echó a perder la entrega de 12 mil voluntarios, pero también enlodó el tardío proceso de vacunación en el Perú. Una coyuntura que fue aprovechada por algunos sectores para desestabilizar la inmunización de la población. Primero, planteando una discusión estéril como la comercialización de la vacuna por parte de las empresas privadas, y segundo, instalando dudas sobre la seguridad, eficacia y calidad de la vacuna de Sinopharm. Dudas que se trasladaron a Palacio de Gobierno, frenando la adquisición de más lotes.

Dos millones y medio de personas no se vacunaron por la campaña de desinformación contra Sinopharm ha calculado el médico Percy Mayta-Tristán, director de investigación de la Universidad Científica del Sur. Una cantidad que nos hubiera ahorrado hospitalizaciones y muertes en un contexto desolador donde lo que menos nos sobraban eran vacunas.

Quien abonó esas dudas fue Ernesto Bustamante, asesor principal en salud de Keiko Fujimori, la candidata a la presidencia de la República por el partido Fuerza Popular. En la primera semana de marzo, en Willax Televisión, Bustamante leyó un informe de la Universidad Peruana Cayetano Heredia donde decía que la eficacia de la cepa de Wuhan era de 33,3% mientras que la de Beijing era incluso de 11,5%. Luego se desdijo, pero ya había instalado las medias verdades.

Un estudio de vigilancia del Colegio Médico del Perú rebate los rumores de Bustamante: dos semanas después de que el personal médico recibiera la segunda dosis de la vacuna de Sinopharm la curva de decesos y hospitalizaciones bajó considerablemente. Recordemos que el personal de salud fue inoculado con Sinopharm. De haber contado con los míseros porcentajes a los que aludía Bustamante, difícilmente se hubiese conseguido este descenso.

Vacunación primera línea
En el Perú los primeros vacunados fueron los médicos intensivistas. Todos fueron inmunizados con Sinopharm. ANDINA

Ello puede refrendarse en el documento que acaba de publicar el conjunto de expertos de SAGE de la OMS que ha tomado en cuenta data de ensayos clínicos de China, Bahrein, Egipto, Jordania y los Emiratos Árabes Unidos. La eficacia de la vacuna con una sola dosis es de 65,45% mientras que con dos dosis alcanza el 78,89%. En cuanto a casos graves de 18 años a más el informe expone que la protección es del 100%. Y además, brinda un dato novedoso: protege 50.4% contra infecciones asintomáticas.

Respecto a la seguridad, la población de 60 años (29,25%) presentó menor incidencia de eventos adversos que la población de 18 años a 59 años (45,22%) luego de haber sido inoculados con dos dosis de la vacuna. Sobre la respuesta del sistema inmunológico, los anticuerpos neutralizantes del SARS-CoV-2 crecen con una tasa de cuatro veces después de 14 días de haber sido inmunizados con la segunda dosis.

El último martes, Ernesto Bustamante volvió a aparecer en pantallas para poner en tela de juicio el informe. Si en marzo dijo que “la vacuna de Sinopharm produce más covid-19 que el placebo”, esta vez alegó que el “informe de la OMS ha sido malinterpretado”. “No hay evidencia para decir que es eficaz y segura en personas mayores de 59 años. Además, dice que no es eficaz en personas con comorbilidades. Eso es muy malo. Mientras no haya evidencia para decir que funciona no se debe usar. No es correcto”, dijo por el mismo canal de televisión. Nuevamente sembraba intrigas para provocar desconfianza y ausentismo.

Para Juan More Bayona, experto en inmunología comparada y miembro de American Society for Virology, solo hay dos posibilidades respecto al accionar de Ernesto Bustamante: “o desconoce enormemente las terminologías del informe y no entiende lo que lee o tiene un propósito perverso de desinformar a la población. Es de terror tener a alguien (en tu partido político) que haga ese tipo de afirmaciones que solo buscan boicotear el sistema de vacunación. No tiene ningún ánimo de disculparse frente a la evidencia, además”.

Es cierto que expertos de la OMS han mencionado “bajos niveles de confianza” de Sinopharm respecto a la vacunación de adultos mayores. Pero More Bayona sostiene que se debe a dos razones: primero porque la data reunida “no les ha permitido hacer una inferencia de alta certidumbre” y segundo porque la respuesta inmune de los adultos mayores no puede ser la misma que los adultos jóvenes. “La respuesta se debe más a los individuos que a la vacuna en sí. Es predecible que conforma uno avance en edad el sistema inmune se deteriore y responda en menor forma. Eso hay que entenderlo”.

Sin embargo, More Bayona toma con pinzas el hecho de que SAGE haya presentado evidencia de la efectividad de la vacuna en Bahrein, donde se ha obtenido un 91% de efectividad en adultos mayores en un estudio observacional. “El hecho de que la vacuna funcione y sea efectiva no debemos llevarnos al extremo de escuchar lo que queremos. Es data de Bahrein. Es un indicador, pero entran en juego otros aspectos como las restricciones del país, porcentajes de vacunación, edad de la población, saturación del área determinada, porcentaje de uso de la mascarilla, impacto del virus. Todo eso hay que analizarlo. Los datos importantes no están en duda, pero hay que reconocer la extensión de los resultados”.

En Argentina, el país vecino que autorizó el uso de emergencia de la vacuna de Sinopharm el 21 de febrero, el informe de la OMS se ha emitido en una coyuntura favorable, donde se están cerrando acuerdos para producir vacunas de Sinopharm en suelo argentino sin necesidad de importarlas con todo lo que ello significa. Es la solución que han encontrado para superar la escasez de dosis.

Contra viento y marea, se aguarda que en los próximos días la OMS incorpore a su lista de vacunas recomendadas a Sinopharm. Como también se aguarda que se deje de dinamitar un proceso de vacunación que, dado el momento en que nos encontramos, no debe parar.

Contacto:

Suscríbete

Nuestros lectores son el corazón de este espacio. Únete para recibir los contenidos y conocer las distintas formas de cómo puedes integrarte a la comunidad de Salud con lupa.